Demasiadas estrellas en Omega Centauri para alojar mundos habitables

Cúmulo Omega Centauri
NASA, ESA, AND THE HUBBLE SM4 ERO TEAM
Publicado 10/08/2018 10:34:03CET

   MADRID, 10 Ago. (EUROPA PRESS) -

   En la búsqueda de exoplanetas habitables, Omega Centauri, el cúmulo globular más grande de la Vía Láctea, parecía un buen lugar para encontrarlos. Pero la aglomeración de estrellas lo descarta.

   Compuesto por unos 10 millones de estrellas, el cúmulo está a casi 16.000 años luz de la Tierra, lo que lo hace visible a simple vista y un objetivo relativamente cercano para las observaciones del Telescopio Espacial Hubble.

   "A pesar de la gran cantidad de estrellas concentradas en el núcleo de Omega Centauri, la prevalencia de exoplanetas sigue siendo algo desconocido", dijo en un comunicado el autor de un nuevo estudio, Stephen Kane, profesor asociado de astrofísica planetaria en la Universidad de California Riverside y pionero en la búsqueda de planetas habitables fuera de nuestro sistema solar. "Sin embargo, dado que este tipo de cúmulo estelar compacto existe en todo el universo, es un lugar intrigante para buscar la habitabilidad".

   Comenzando con un surtido multicolor de 470.000 estrellas en el núcleo de Omega Centauri, los investigadores se enfocaron en 350.000 estrellas cuyo color -un indicador de su temperatura y edad- significa que potencialmente podrían albergar planetas con vida.

   Para cada estrella, calcularon la zona habitable: la región orbital alrededor de cada estrella en la que un planeta rocoso podría tener agua líquida, que es un ingrediente clave para la vida tal como la conocemos. Dado que la mayoría de las estrellas en el núcleo de Omega Centauri son enanas rojas, sus zonas habitables están mucho más cerca que la que rodea nuestro propio sol más grande.

   "El núcleo de Omega Centauri podría estar poblado por una plétora de sistemas planetarios compactos que albergan planetas de zonas habitables cerca de una estrella anfitriona", dijo Kane, cuya investigación se publica en The Astrophysical Journal. "Un ejemplo de tal sistema es TRAPPIST-1, una versión en miniatura de nuestro propio sistema solar que está a 40 años luz de distancia y que actualmente se ve como uno de los lugares más prometedores para buscar vida extraterrestre".

   En última instancia, sin embargo, la naturaleza acogedora de las estrellas en Omega Centauri obligó a los investigadores a concluir que tales sistemas planetarios, por pequeños que sean, no pueden existir en el núcleo del cúmulo. Mientras que nuestro propio sol está a 4,22 años luz de su vecino más cercano, la distancia promedio entre las estrellas en el núcleo de Omega Centauri es de 0,16 años luz, lo que significa que se encontrarían con estrellas vecinas aproximadamente una vez cada millón de años.

   "La velocidad a la que las estrellas interactúan gravitacionalmente entre sí sería demasiado alta para albergar planetas habitables estables", dijo la coautora Sara Deveny, de la Universidad de California State. "Observar cúmulos con tasas de encuentro similares o mayores a los de Omega Centauri podría llevar a la misma conclusión. Por lo tanto, estudiar cúmulos globulares con tasas de encuentro más bajas podría conducir a una mayor probabilidad de encontrar planetas habitables estables".