Actualizado 24/05/2016 18:10 CET

Primera detección de rayos gamma de una galaxia infrarroja ultraluminosa

Arp 220
UNIVERSITY OF OKLAHOMA AND NASA

   MADRID, 24 May. (EUROPA PRESS) -

   Un equipo de la Universidad de Oklahoma ha detectado la primera emisión de rayos gamma de una galaxia infrarroja ultraluminosa, las más luminosas de todas las galaxias.

   La emisión procede de la galaxia Arp 220, la fusión de galaxias infrarrojas ultraluminosas más cercana a la Tierra, y revela los procesos energéticos extremos ocultos en las galaxias.

   Este tipo de emisiones se produce cuando los rayos cósmicos más energéticos chocan con el medio interestelar causando que estas galaxias se expandan, extendiendo sus observaciones a los rangos más altos de energía. Las galaxias luminosas infrarrojas y las infrarrojas ultraluminosas --muchas de ellas producto de las fusiones entre galaxias-- son los más luminosas de todas las galaxias.

   El equipo hizo el descubrimiento después de recoger los datos utilizando el Telescopio Espacial Fermi de rayos Gamma de la NASA.

   "Estas galaxias son diferentes debido a su inmensa formación de estrellas y polvo extra que dispersa la luz y las hace luminosas en el infrarrojo", dijo Griffin. "Con esta detección, estamos ampliando la gama de energías utilizadas para el estudio de estas galaxias", dijo Xinyu Dai, autor principal del estudio.

   "La luz de rayos gamma da a conocer la población de partículas energéticas extremas en las galaxias, y este descubrimiento muestra que el contenido de los rayos cósmicos es proporcional a la luminosidad de las galaxias, incluso para las más luminosas."

   El equipo desarrolló la metodología de recogida de datos que se utiliza para detectar la emisión de rayos gamma procedente de Arp 220. Las enormes cantidades de formación de estrellas que se encuentran en las galaxias luminosas infrarrojas y las galaxias infrarrojas ultraluminosas, significan un montón de estrellas masivas haciéndose supernovas: la última etapa de una estrella masiva marcada por una enorme explosión final. La explosión acelera numerosas partículas a velocidades relativistas. Estas partículas se convierten en rayos cósmicos que interactúan, dando como resultado partículas y la luz, incluidas las emisiones de rayos gamma. Dado que los rayos cósmicos son difíciles de medir, los rayos gamma revelan un componente de energía oculta en las galaxias.

   Arp 220 está situado a unos 250 millones de años luz de distancia, y su centro contiene más de 200 enormes cúmulos de estrellas. El más masivo de estos grupos contiene material suficiente para igualar aproximadamente 10 millones de soles, dos veces más masivo que cualquier grupo de estrellas comparables en la Vía Láctea. El estudio se ha publicado en Astrophysical Journal Letters.