Actualizado 07/06/2018 16:47

La radiación en el vecino sistema Alpha Cen no es letal para la vida

Sistema Alpha Cen
X-RAY: NASA/CXC/UNIVERSITY OF COLORADO/T.AYRES; OP

   MADRID, 7 Jun. (EUROPA PRESS) -

   El observatorio de rayos X Chandra de la NASA ofrece noticias alentadoras sobre un aspecto clave para la habitabilidad planetaria en Alpha Centauri, nuestro sistema más próximo.

   Una nueva investigación indica que los planetas que orbitan alrededor de las dos estrellas más brillantes del sistema Alpha Cen probablemente no estén siendo golpeados por grandes cantidades de radiación de rayos X de sus estrellas anfitrionas.

   Los rayos X y los efectos meteorológicos espaciales relacionados son malos para la vida sin protección, directamente a través de altas dosis de radiación e indirectamente a través de la eliminación de las atmósferas planetarias (un destino que se cree que ha sido el de Marte en nuestro propio Sistema Solar).

   Alpha Centauri es un sistema de triple estrella ubicado a poco más de cuatro años luz de la Tierra. Si bien esta es una gran distancia en términos terrestres, está mucho más cerca que las siguientes estrellas similares al Sol más cercanas.

   "Debido a que es relativamente cercano, el sistema Alpha Centauri es visto por muchos como el mejor candidato para explorar en busca de signos de vida", dijo en un comunicado Tom Ayres de la Universidad de Colorado en Boulder. "La pregunta es, ¿encontraremos planetas en un ambiente propicio para la vida tal como la conocemos?"

    Las estrellas en el sistema Alpha Centauri incluyen un par llamado "A" y "B", (AB para abreviar) que orbitan relativamente cerca. Alpha Cen A es casi un gemelo de nuestro Sol en casi todos los sentidos, incluida la edad, mientras que Alpha Cen B es algo más pequeño y más oscuro, pero aún bastante similar al Sol.

   El tercer miembro, Alpha Cen C (también conocido como Próxima), es una estrella enana roja mucho más pequeña que viaja alrededor del par AB en una órbita mucho más grande que lo lleva más de 10 mil veces más lejos del par AB que la distancia Tierra-Sol. Próxima posee actualmente el título de la estrella más cercana a la Tierra, aunque AB queda segundo por muy poco.

   Los datos de Chandra revelan que las perspectivas de vida en términos de bombardeo de rayos X actuales son en realidad mejores en torno a Alpha Cen A que en el Sol, y para Alpha Cen B solo son ligeramente peores. Proxima, por otro lado, es un tipo de estrella enana roja activa que se sabe que envía frecuentemente bengalas peligrosas de radiación de rayos X, y es probablemente hostil a la vida.

   "Esta es una muy buena noticia para Alpha Cen AB en términos de la capacidad de vida posible en cualquiera de sus planetas para sobrevivir ataques de radiación de las estrellas", dijo Ayres. "Chandra nos muestra que la vida debería tener una posibilidad de lucha en los planetas alrededor de cualquiera de estas estrellas".

NO SE HAN ENCONTRADO PLANETAS

   Mientras se descubrió un extraordinario planeta del tamaño de la Tierra alrededor de Próxima, los astrónomos continúan buscando, sin éxito, exoplanetas alrededor de Alpha Cen A y B. La búsqueda del planeta alrededor de estas estrellas ha resultado más difícil recientemente debido a la órbita del par, que ha dibujado las dos estrellas brillantes muy juntas en el cielo durante la última década.

   Para ayudar a determinar si las estrellas de Alpha Cen son hospitalarias para la vida, los astrónomos han realizado una campaña a largo plazo en la que Chandra ha observado las dos estrellas principales del sistema cada seis meses desde 2005. Chandra es el único observatorio de rayos X capaz de resolver AB durante su aproximación orbital cercana actual, para determinar qué estrella está haciendo qué.

   Estas mediciones a largo plazo han capturado los altibajos completos de la actividad de rayos X de AB, de forma análoga al ciclo de manchas solares de Sun de 11 años. Muestran que cualquier planeta en la zona habitable para A recibiría una dosis más baja de rayos X, en promedio, que planetas similares alrededor del Sol. Para el acompañante B, la dosis de rayos X para los planetas de la zona habitable es más alta que para el Sol, pero solo por un factor de aproximadamente cinco.

   En comparación, los planetas en la zona habitable alrededor de Proxima reciben una dosis promedio de rayos X aproximadamente 500 veces más grande que la Tierra, y 50.000 veces más grande durante una gran erupción.

   Además de avalar la posible habitabilidad de los planetas de Alpha Cen, la historia de rayos X de Chandra de AB juega en exploraciones teóricas de la actividad cíclica de rayos X de nuestro propio Sol. Comprender esto es una clave para peligros cósmicos como el clima espacial, que puede afectar a la civilización cargada de tecnología aquí en nuestro mundo natal.

   Tom Ayres presentó estos resultados en la 232 reunión de la reunión de la Sociedad Astronómica Americana en Denver, Colorado, y algunos de estos resultados se publicaron en enero de 2018 en Research Notes of the American Astronomical Society.

Más información