Actualizado 21/04/2022 17:53

Indiana Jones tenía razón: el escorpión pequeño es el más mortífero

Androctonus mauretanicus en Marruecos.
Androctonus mauretanicus en Marruecos. - DR MICHEL DUGON

   MADRID, 21 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Científicos irlandeses han demostrado, por primera vez, que las especies más pequeñas de escorpiones, con pinzas menores, tienen venenos más potentes que las más grandes con pinzas robustas.

   El equipo de NUI Galway probó la teoría de Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal, que advertía sobre los peligros de los escorpiones pequeños y que "cuando se trata de escorpiones, cuanto más grandes, mejor".

   Si bien esto puede haber sido simplemente una línea de película desechable del aventurero arqueólogo Indiana Jones, la investigación muestra que hay algo de verdad en ello.

   El equipo de científicos del Instituto Ryan de NUI Galway puso a prueba este argumento de guión cinematográfico al analizar 36 especies de escorpiones para demostrar que los escorpiones más grandes tienen venenos menos potentes y realmente son mejores en términos de evitar una picadura desagradable.

   Los resultados de la investigación se han publicado en la revista internacional Toxins.

   Muestra que los escorpiones más pequeños en su análisis, como el escorpión amarillo brasileño, eran más de 100 veces más potentes que las especies más grandes que estudiaron, como el escorpión de roca.

   El patrón de potencia no solo se refería al tamaño del cuerpo, sino también al tamaño de las pinzas, con venenos encontrados en especies con las pinzas más pequeñas, incluido el escorpión de cola gruesa de Sudáfrica, que es más de 10 veces más potente en comparación con las especies con las pinzas más grandes y más potentes. pinzas robustas, como el escorpión de oro israelí.

   El doctor Kevin Healy, profesor de Zoología en NUI Galway y autor principal del estudio, dice en un comunicado que "aparte de los argumentos de películas entretenidas, hay buenas razones evolutivas para esperar los resultados e importantes implicaciones médicas para tales patrones".

   Los investigadores destacaron que, si bien los escorpiones usan tanto su aguijón venenoso como sus pinzas para capturar presas y para defenderse, existe una compensación evolutiva entre estas armas. La energía utilizada para hacer pinzas más grandes significa que hay menos energía disponible para su arsenal químico. Esto da como resultado que los escorpiones más grandes que pueden usar su tamaño físico dependan menos de los venenos, mientras que las especies más pequeñas han desarrollado venenos más potentes.

   El doctor Healy agregó: "cuando observamos los venenos de escorpión más potentes y peligrosos, encontramos que tienden a estar asociados con especies como el acechador de la muerte, que son relativamente pequeñas. En contraste, las especies más grandes, como los escorpiones de roca, tienen venenos que es probable que solo causen un dolor leve".

   Alannah Forde, estudiante de posgrado de NUI Galway y autora principal del estudio, dice: "no solo descubrimos que cuanto más grande es mejor, cuando se trata de picaduras de personas, también descubrimos que las pinzas más grandes son mejores cuando se trata de evaluar el nivel de peligro de un escorpión. Si bien las especies como el escorpión de garras grandes pueden ser de tamaño pequeño a mediano, dependen principalmente de sus pinzas grandes en lugar de su veneno relativamente débil".

   Las picaduras de alacrán son un problema de salud mundial con más de 1 millón de casos y miles de muertes cada año. Identificar las especies involucradas en una picadura es vital para el tratamiento, por lo que a menudo se usan reglas generales como "cuanto más grande, mejor" para ayudar con el tratamiento.

   El objetivo del equipo es probar estas reglas evolutivas sobre lo que hace que algunas especies sean más potentes para ayudar a desarrollar mejores enfoques médicos para las picaduras de escorpión.

   El doctor Michel Dugon, jefe del Venom System Lab en NUI Galway y autor principal del estudio, declaró: "como científicos, nuestro trabajo también es poner a prueba la sabiduría popular. La mayoría de las víctimas hospitalizadas con síntomas graves después de las picaduras de escorpión son niños menores de 15 años. Identificar la especie responsable es esencial para administrar el tratamiento correcto, y una regla simple como 'cuanto más grande, mejor' es un pequeño primer paso para salvar vidas".