Herschel vincula la formación de estrellas a estámpidos sónicos

Galaxia
ESA
Actualizado: miércoles, 13 abril 2011 14:23

MADRID, 13 Abr. (EUROPA PRESS) -

El observatorio espacial Herschel de la ESA ha revelado que nubes interestelares cercanas contienen redes enmarañadas de filamentos gaseosos. Curiosamente, cada filamento es de aproximadamente la misma anchura, dando a entender que pueden ser el resultado de estampidos sónicos producidos a través de nuestra galaxia.

Los filamentos son enormes, ya que se extiende durante decenas de años luz a través del espacio, y Herschel ha demostrado que las estrellas recién nacidas se encuentran a menudo en sus partes más densas. Un filamento fotografiada por Herschel en la región de Aquila contiene un grupo de alrededor de 100 estrellas infantiles.

Estos filamentos en las nubes interestelares se han vislumbrado con anterioridad por otros satélites infrarrojos, pero nunca se han visto con claridad suficiente para tener la medida de su ancho. Ahora, Herschel ha demostrado que, independientemente de la duración o la densidad de un filamento, el ancho es siempre más o menos lo mismo, informa la Agencia Espacial Europea.

"Esto es una sorpresa muy grande", dice Doris Arzola, del Laboratoire AIM de París, autora principal del artículo que describe este trabajo. Junto con Philippe André, de la misma institución, y otros colegas, analizó 90 filamentos y descubrieron que tenían cerca de 0,3 años luz de diámetro, o aproximadamente 20.000 veces la distancia de la Tierra desde el sol. Esta coherencia de los anchos exige una explicación.

Al comparar las observaciones con modelos de ordenador, los astrónomos concluyeron que los filamentos se forman probablemente cuando se disipan lentamente ondas de choque en las nubes interestelares. Estas ondas de choque son levemente supersónicas y son el resultado de las ingentes cantidades de energía turbulenta que se inyectan en el espacio interestelar por la explosión de estrellas. Viajan a través del mar de gas diluido que se encuentra en la galaxia, comprimiendo densos filamentos a medida que avanzan.

Las nubes interestelares son generalmente muy frías, a unos 10 grados Kelvin sobre el cero absoluto, y esto hace que la velocidad del sonido en ellos sea relativamente lento, a sólo 0,2 km/s, en lugar de a 0,34 km/s en la atmósfera de la Tierra al nivel del mar.

Estas lentas ondas de choque son el equivalente interestelar de las explosiones sónicas. El equipo sugiere que a medida que los estampidos sónicos viajan a través de las nubes, pierden energía y, si finalmente se disipan, dejan estos filamentos de material comprimido.