Actualizado 21/04/2015 16:11:20 +00:00 CET

Logran mantener en hora un reloj por el tiempo pasado desde el Big Bang

Reloj, tiempo
Foto: YE GROUP AND STEVE BURROWS/JILA

MADRID, 21 Abr. (EUROPA PRESS) -

   El Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (NIST) de Estados Unidos ha logrado niveles de precisión y estabilidad récord en la modificación de un reloj atómico de estroncio.

   El aparato ni ganaría ni perdería un segundo en 15.000 millones de años, más o menos la edad del universo.

   El cronometraje de precisión tiene impactos amplios posibles sobre las comunicaciones avanzadas, tecnologías de posicionamiento (como el GPS) y muchas otras tecnologías. Además de mantener las tecnologías del futuro ajustadas en el tiempo, el reloj tiene aplicaciones potenciales que van mucho más allá de simplemente marcar el tiempo. Los ejemplos incluyen un altímetro basado en cambios en la gravedad y experimentos que exploran correlaciones cuánticas entre los átomos.

   Como se describe en la revista Nature Communications, el reloj experimental celosía de estroncio en JILA, un instituto conjunto del NIST y la Universidad de Colorado en Boulder, ahora es más de tres veces más preciso que el año pasado, cuando se estableció el récord mundial anterior. La precisión se refiere al grado de seguimiento en que el reloj se aproxima a la frecuencia de resonancia verdadera en la que los átomos de estroncio oscilan entre dos niveles de energía electrónica.

MEDICIONES DE RELATIVIDAD

   El reloj JILA es ahora lo suficientemente bueno para medir pequeños cambios en el paso del tiempo y la fuerza de la gravedad en alturas ligeramente diferentes. Einstein predijo estos efectos en sus teorías de la relatividad, lo que significa, entre otras cosas, que los relojes vayan más rápido en elevaciones más altas. Muchos científicos han demostrado esto, pero con técnicas menos sensibles.

   "Nuestro rendimiento significa que podemos medir el desplazamiento gravitacional cuando levantas el reloj sólo 2 centímetros sobre la superficie de la Tierra", dice el científico del JILA Yun Ye. "Creo que estamos llegando muy cerca de que sea útil para la geodesia relativista."

   La geodesia relativista es la idea de usar una red de relojes como sensores de gravedad para hacer mediciones de precisión en 3D de la forma de la Tierra.