Europa cambió de población hace 14.500 años

Actualizado 05/02/2016 10:07:51 CET
Cráneo incluído en el estudio
MARTIN FROUZ

   MADRID, 4 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Muestras de ADN de huesos y dientes de antiguos europeos revelan un cambio demográfico importante en la población hace 14.500 años, durante un período de inestabilidad climática severa.

   Las pruebas fueron obtenidas de restos de personas que vivieron en el continente europeo desde el Pleistoceno Tardío al Holoceno temprano, que abarca casi 30.000 años de prehistoria europea.

   "Hemos descubierto un capítulo totalmente desconocido de la historia humana: una rotación de población importante en Europa al final de la última edad de hielo", dice el autor principal, Johannes Krause, del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia de la Humanidad en Alemania.

   En su estudio, publicado en Current Biology, los investigadores reconstruyeron los genomas mitocondriales de 35 individuos cazadores-recolectores que vivían en Italia, Alemania, Bélgica, Francia, la República Checa y Rumania desde hace 35.000 a 7.000 años. Las mitocondrias son orgánulos dentro de las células que llevan su propio ADN y pueden utilizarse para inferir patrones de ascendencia materna.

   "Ha habido una falta real de datos genéticos de este período de tiempo, por lo que, en consecuencia, sabíamos muy poco acerca de la estructura de la población o la dinámica de los primeros humanos modernos en Europa", dice Krause.

   Los nuevos datos muestran que el ADN mitocondrial de tres individuos que vivían en la actual Bélgica y Francia antes del período más frío de la última edad de hielo - el Último Máximo Glacial - pertenecían al haplogrupo M. Esto es notable porque el haplogrupo M está efectivamente ausente en los europeos modernos, pero es muy común en las poblaciones modernas de Asia, Australasia, y nativos americanos.

   La ausencia del haplogrupo M y su presencia en otras partes del mundo se había justificado previamente con el argumento de que los humanos no africanos se dispersaron en múltiples ocasiones a través de Eurasia y Australasia. Los investigadores afirman que el descubrimiento de este linaje materno en Europa en el pasado antiguo ahora sugiere, en cambio, que todos los no africanos se dispersaron rápidamente a partir de una única población hace unos 50.000 años. A continuación, en una etapa posterior, el haplogrupo M aparentemente se perdió en Europa.

   "Cuando el último máximo glacial comenzó hace unos 25.000 años, las poblaciones de cazadores-recolectores se retiraron al sur a un número de refugios, lo que produjo el consecuente cuello de botella genético, probablemente como resultado la pérdida de este haplogrupo", explica el primer autor del estudio Cosimo Posth de la Universidad de Tubinga.

   Los investigadores dicen que su mayor sorpresa, sin embargo, es que había pruebas de un importante volumen de rotación de la población en Europa hace alrededor de 14.500 años, a medida que el clima comenzó a calentarse. "Nuestro modelo sugiere que durante este período de agitación climática, los descendientes de los cazadores-recolectores que habían sobrevivido al último máximo glacial fueron sustituidos en gran medida por una población de otro origen", dice Adam Powell, otro autor principal del Instituto Max Planck para la ciencia de la historia humana.

   Los investigadores señalan que el siguiente paso es construir una imagen más completa del pasado mediante el análisis de los genomas completos de estos individuos antiguos, junto con muestras adicionales que representen más tiempos y lugares.

Para leer más