5 de abril de 2020
 
Actualizado 28/10/2016 12:03:02 +00:00 CET

Mestizaje ancestral entre chimpancés y bonobos

   MADRID, 28 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Científicos revelan una antigua mezcla genética entre chimpancés y bonobos, parientes próximos de la raza humana, que muestra paralelismos con la mezcla neandertal en los ancestros humanos.

   Publicado este jueves en la revista 'Science', el estudio de investigadores del Wellcome Trust Sanger Institute, en Reino Unido, y sus colaboradores internacionales mostró que el 1 por ciento de los genomas del chimpancé deriva de los bonobos.

   La investigación también demuestra que la genómica podría ayudar a revelar el país de origen de los chimpancés individuales, lo cual tiene fuertes implicaciones para la conservación de los chimpancés. Los chimpancés y los bonobos --grandes simios que sólo se encuentran en el África tropical-- están entre las especies en peligro y, por ello, están supuestamente protegidos completamente por la ley, pero muchos chimpancés y bonobos son capturados y retenidos ilegalmente.

   Para ayudar al esfuerzo de conservación, los investigadores analizaron las secuencias del genoma entero de 75 chimpancés y bonobos, procedentes de diez países africanos y, de manera crucial, incluyeron 40 nuevos chimpancés salvajes nacidos de ubicaciones geográficas conocidas. Así, descubrieron que había un fuerte vínculo entre la secuencia genética de un chimpancé y su origen geográfico.

   El doctor Chris Tyler-Smith, del Instituto Wellcome Trust Sanger, destaca: "Éste es el mayor análisis de los genomas del chimpancé hasta la fecha y muestra que se puede emplear la genética para localizar con precisión de qué lugar silvestre procede un chimpacé. Esto puede ayudar a la liberación de los chimpancés capturados ilegalmente de nuevo al lugar correcto en el medio natural y facilitar datos importantes para la acción contra los captores".

   Los chimpancés y los bonobos son los parientes vivos más cercanos de los seres humanos, divergiendo de un ancestro común hace entre 1,5 y 2 millones de años y los cuales viven en diferentes zonas del África tropical. Hasta ahora, se pensaba que el flujo de genes entre las especies había sido imposible, ya que estaban separados físicamente por el río Congo.

IDENTIFICADOS DOS EVENTOS DE FLUJO DE GENES

   Este trabrajo confirmó una separación principal entre los chimpancés y los bonobos hace aproximadamente 1,5 millones de años y la presencia de cuatro subespecies de chimpancés en diferentes regiones. Sin embargo, los investigadores también encontraron que hubo dos eventos de flujo de genes adicionales entre las poblaciones de chimpancés y bonobos, lo que indica que al menos algunos individuos encontraron un camino a través del río.

   La doctora Yali Xue, del Instituto Sanger, afirma: "Hemos encontrado que los chimpancés del centro y el oriente comparten significativamente más material genético con los bonobos que las otras subespecies de chimpancés. Estos chimpancés tienen al menos un 1 por ciento de sus genomas derivado de los bonobos. Esto muestra que no hubo una separación limpia, sino que la divergencia inicial fue seguida por episodios ocasionales de mezcla entre las especies".

   El estudio también incluyó a investigadores de España, el Zoo de Copenhague y la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, y mostró que ha habido por lo menos dos fases de contacto secundario, hace entre 200.000 y 550.000 años y hace unos 150.000 años, lo que refleja lo que se cree que ocurrió durante los últimos 100.000 años en la evolución de los seres humanos.

   El director del estudio, el doctor Tomàs Marquès-Bonet, del Instituto de Evolución Biológica de la Universdiad Pombeu Fabra y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, subraya: "Éste es el primer estudio que revela que eventos antiguos de flujo de genes ocurrieron entre las especies vivientes más cercanas a los seres humanos, los bonobos y los chimpancés. Esto implica que la reproducción exitosa entre especies cercanas podría haber estado en realidad muy extendida en los antepasados de los seres humanos y los monos vivos".