Una campaña de 'crowdfunding' recauda dinero para ayudar a la mujer que vivía en un trastero con su hijo discapacitado

Careta
EUROPA PRESS/YON RECIO
Publicado 17/01/2019 13:15:10CET

VALÈNCIA, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

Una campaña de 'crowdfunding' a través de la plataforma online GoFundMe está recaudando dinero para ayudar a Rosario, la mujer de 66 años y su hijo de 33 que sufre una discapacidad y que han sido recientemente desalojados del trastero de cinco metros en el que vivían en València por no poder pagar un alquiler desde octubre, por orden de la propietaria. La familia se encuentra en la actualidad temporalmente en un hotel, gracias a la solidaridad, hasta lograr una solución definitiva.

Una vecina de Madrid, tras conocer la noticia, ha puesto en marcha esta campaña de recogida de fondos dinero con el fin de conseguir un alquiler social y ayuda económica, a través de GoFundMe, según ha informado la propia plataforma en un comunicado. En los dos días que lleva en funcionamiento, ha logrado recaudar 690 euros de 22 personas.

La promotora de la iniciativa, Carmen Ortiz, ha explicado que, en estas últimas horas, se ha puesto en contacto con la afectada, que le ha contado su historia "de coraje y lucha" y le ha trasladado que la Conselleria competente "aún no le ha ofrecido una solución" ni el Ayuntamiento "ha tomado ninguna medida para proporcionarle una vivienda social y que, por ahora, nadie le ha ofrecido una propuesta en firme para arreglar su situación".

"Todo el dinero que obtengamos de esta recaudación le llegará a Rosario a través de una transferencia a su cuenta bancaria", ha asegurado la vecina de Madrid, que pretende que a través de la difusión de la campaña de 'crowdfunding' de la plataforma GoFundMe, se acelere "el proceso de conseguirles un hogar y una vida digna".

Según el testimonio de la afectada, hace dos años se quedó sin trabajo luego de romperse el tobillo. Tras este accidente recibe una pensión baja por discapacidad, sumado al apoyo social por cuidar de su hijo, dinero que le permitía pagar el alquiler del piso que tuvo que dejar por ser vendido. En la búsqueda de un nuevo techo, llegaron a un trastero de cinco metros en el barrio de Torrefiel, que tuvieron que abandonar hace unos días por la orden de desalojo de su propietaria.