El Hospital La Fe de Valencia reconstruye la mama con tejido de la paciente en la misma operación que extirpa el cáncer

Actualizado 08/04/2008 15:48:51 CET

VALENCIA, 8 Abr. (EUROPA PRESS) -

El servicio de Cirugía Plástica y la unidad de Patología Mamaria del Hospital Universitari La Fe de Valencia han incorporado a su cartera de servicios la reconstrucción de mama en la misma operación que se extirpa el cáncer. Con esta actuación, el hospital se convierte en el primer centro público de España en realizar y ofertar este servicio, que supone un notable beneficio para las pacientes, pues anteriormente se realizaba en dos intervenciones diferentes, separadas por periodos de varios años, informaron hoy fuentes de la Conselleria de Sanidad.

Esta actuación se ha llevado a cabo gracias por el servicio de Cirugía Plástica y a la unidad de Patología de Mama de La Fe, dirigidos por los doctores Julián Safont y Tadeo Mataix, respectivamente. Ambos servicios han puesto en marcha este programa, coordinado y realizado por el doctor Roberto Moltó, especialista en Microcirugía del servicio de Cirugía Plástica y miembro del Comité de Patología Mamaria del mismo hospital.

Así, La Fe ofrece esta reconstrucción inmediata de mama, efectuada con técnicas microquirúrgicas, que hasta ahora se hacía de forma diferida, con un intervalo de varios años entre la extirpación y la reconstrucción. Para ello, se ha utilizado tejido propio de la paciente, procedente del abdomen (DIEP) o de los glúteos (SGAP), para hacer el implante.

"Se extirpa la zona tumoral y se toma piel y tejido graso del abdomen o los glúteos para luego trasplantarlo en el tórax. Posteriormente, se implanta el pezón y la areola, tatuándolos o haciendo un injerto de piel procedente de la ingle o del codo", explicó el especialista en Microcirugía de La Fe, doctor Roberto Moltó.

La técnica de microcirugía utilizada (DIEP), del inglés Perforador Epigástrico Profundo Inferior, permite que el tejido trasplantado sea tejido vivo y tenga una apariencia muy natural, ya que se conectan los vasos sanguíneos del abdomen con los del tórax. "El objetivo es que la paciente salga del quirófano como si no le hubiese pasado nada" ha añadido el Dr. Moltó.

REQUISITOS DE LAS PACIENTES

Los criterios para que una paciente con cáncer de mama pueda someterse a esta intervención son: disponer de zona grasa en el abdomen o los glúteos y no ser fumadora, ya que la nicotina es vasoconstrictora y obstruye las arterias que permiten que el tejido implantado esté vivo. Las mujeres que se sometan a esta intervención deben estar en un rango de edad y estado de salud que permita soportar una cirugía larga (entre 5-6 horas de media), ya que ante todo la prioridad máxima es la seguridad de la paciente.

Las alternativas a la reconstrucción inmediata son, por un lado, los implantes de silicona y por otro, los expansores cutáneos (prótesis que se introducen debajo de la piel y se van hinchando con suero). Estas alternativas son válidas y están indicadas en la actualidad, si bien van perdiendo terreno frente a la calidad que supone el reconstruir la zona extirpada con tejidos de similares características y de la propia paciente.