25 de febrero de 2020
 
Actualizado 22/10/2008 23:09:29 CET

Carlos Iglesias cierra el círculo de 'Un franco, 14 pesetas' con un documental sobre la inmigración rumana en España

Lovemarks

MADRID, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

El director de cine Carlos Iglesias cierra el círculo iniciado con su película 'Un franco, 14 pesetas' con 'Un euro 3,5 lei', un documental sobre la inmigración rumana en España. Iglesias destacó hoy que "al igual que hicieron los españoles en la década de los 60, quienes dejaron su país en busca de un mejor nivel de vida, ahora son los ciudadanos del este de Europa quienes llegan a la península con objetivos similares".

El mediometraje, que surge por iniciativa de la campaña del Gobierno rumano que lleva como lema 'Hola, soy rumano', intercala 20 historias de rumanos que viven en España, los motivos que les llevaron a dejar su país, las dificultades que encontraron y sus proyectos de futuro, con imágenes de 'Un franco, 14 pesetas', para resaltar la idea de que todos abandonamos nuestro país buscando un bienestar que no podemos encontrar en el nuestro", resaltó el director.

"El paralelismo entre ambos países busca transmitir humanidad ya que todo lo demás no es sino pura estadística", apuntó Iglesias. Madrid, Coslada, Constanza y Bucarest son los escenarios donde se rodó el documental que tiene como protagonistas las vivencias de un titulado en teología ortodoxa y ahora director comercial del periódico 'Roman in Lume'; una bordadora de trajes de luces; una empleada en una fábrica de hormigón, entre otros. Asimismo, el documental incluye las voces de quienes han vuelto a Rumania tras varios años en España.

LA VERSIÓN RUMANA DE 'UN FRANCO, 14 PESETAS'

Iglesias criticó que en España "se haya perdido la memoria con el tiempo" y se piense que "cuando los españoles emigraban eran todos unos señoritos y quienes llegan ahora a este país de nuevos ricos son todos unos delincuentes".

El cineasta recordó la función que cumplió la inmigración hace ocho años cuando se necesitaba mano de obra y la importantísima labor de este colectivo con la gente mayor ya que ahora el 90% de quienes les atienden son extranjeros.

El alto comisionado de Rumania para la emigración y ex primer ministro de este país, Petre Roman, alabó la "tensión emocional" presente en la cinta de Iglesias y puntualizó que "el público objetivo de esta cinta son los ciudadanos españoles".

"Espero que gracias a esta cinta comprendan de manera más completa las historias que hay detrás de los inmigrantes rumanos más allá de la delincuencia, que es lo único que los medios de comunicación difunden de mis conciudadanos en España", sentenció. En esta misma línea, el productor y realizador de televisión rumano Valerio Lazarov destacó que "este documental permite, a través del poder de las imágenes, unir sensibilidades y despertar sentimientos, ideas y emociones que son comunes".