José Antonio Abreu, Premio Yehudi Menuhin: "Los directores de orquesta deben ser también promotores sociales"

Actualizado 24/06/2008 19:51:05 CET
EP

MADRID, 24 Jun. (EUROPA PRESS) -

José Antonio Abreu, fundador del Sistema de Orquestas Infantiles y Juveniles de Venezuela, que mañana recibirá de manos de la Reina doña Sofía el VII Premio Yehudi Menuhin a la Integración de las Artes y la Educación, aseguró hoy en un encuentro en Madrid, que en estos momentos, el objetivo del Sistema es "seguir creciendo artísticamente y formar conciencia de liderazgo". "Los directores de orquesta deben ser también promotores sociales", afirmó.

El Sistema de Orquestas Infantiles y Juveniles de Venezuela, puesto en marcha hace 40 años, ha conseguido apasionar a 265.000 niños y jóvenes por la música y está sirviendo de ejemplo no sólo a todo el continente Iberoamericano y parte de Estados Unidos sino también a otros países y regiones de Europa como Escocia, Suecia, Italia o Alemania. "El reto ahora está en lograr el millón, esa es nuestra meta", afirmó Abreu quien recordó que el Sistema ha sido el movimiento que "mayor impacto social" ha causado en Venezuela.

José Antonio Abreu explicó que el Sistema venezolano está concebido bajo el esquema de "red social", es decir, "pueblo por pueblo y ciudad por ciudad". El músico admitió que "no es una tarea fácil ni puede improvisarse. Lograr el millón requiere esfuerzo por formar maestros y profesores y por conseguir instrumentos. Es realmente una tarea titánica", reconoció seguro que lograrlo.

Para ello cuenta con los jóvenes músicos que han crecido fruto del Sistema y a los que se les debe exigir --dijo el maestro Abreu-- "saber construir sus orquestas, dialogar con las autoridades locales, captar adeptos en el sector privado y simpatías y adhesiones entre las comunidades de vecinos". "Los directores de orquesta deben ser también promotores sociales", insistió.

RIQUEZA ESPIRITUAL

Una de las claves del Sistema de Orquestas Infantiles y Juveniles de Venezuela puesto en marcha por Abreu ha sido, precisamente, conseguir sacar de la pobreza material a muchos niños de su país y posibilitarles llegar a "la riqueza espiritual". "Esto lo veo todos los días, es una lucha difícil pero vale la pena", aseguró.

El proyecto, en el que cada día más se implican numerosos organismos de todo el mundo, es considerado por prestigiosos nombres de la música "un verdadero milagro" y "un ejemplo a seguir" porque, como asegura el joven director Gustavo Dudamel, crecido en el seno del Sistema venezolano, éste ayuda a los jóvenes "a enfrentarse a la vida misma".

La colaboración con España, y en especial con la Fundación Albéniz y la Escuela Superior de Música Reina Sofía, es uno de los asuntos que destacó José Antonio Abreu. En este sentido, aludió al reciente acuerdo alcanzado con la institución que preside Paloma O'Shea para acceder al Magistermusicae.com, un proyecto de escuela de música en Internet "que hará accesibles miles de contenidos académicos a toda Venezuela".

Abreu, cuyo Sistema ha sido galardonado también con el Príncipe de Asturias de las Artes 2008, avanzó algunos proyectos que ambas instituciones, la española y la venezolana, consolidarán en 2009 y que permitirá tocar juntas a las dos orquestas. "Queremos incentivar la integración musical con España y la fundación Albéniz es un interlocutor esencial", agregó.

Por su parte, Paloma O'Shea calificó de "ciclópea" la obra del maestro Abreu y elogió su "tenacidad". "Se propuso cambiar las cosas y las cambió", dijo. Asimismo, señaló que el Sistema de Orquestas Infantiles y Juveniles de Venezuela, lejos de rebajar la exigencia artística ha conseguido una música de "altísimo nivel". "A través de las Orquestas del Sistema los jóvenes venezolanos encuentran un cauce para su vida y, en muchos casos, una verdadera salvación", afirmó.

José Antonio Abreu recibirá mañana en el Palacio Real de El Pardo, en el marco del la ceremonia de clausura del curso académico de la Escuela Superior de Música Reina Sofía, el Premio Yehudi Menuhin, dotado con 18.000 euros y que premia la labor de los músicos que hayan destacado por contribuir a la formación de los jóvenes.