Brasil se prepara para el Mundial a falta de 100 días

Actualizado 04/03/2014 20:17:41 CET
EUROPA PRESS

MADRID, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Comité Organizador Local (COL) y la Embajada de Brasil en Madrid han organizado un encuentro en la Casa do Brasil con motivo del cumplimiento de los cien días para que comience el Mundial de fútbol 2014.

En el acto de éste martes estuvieron presentes el secretario ejecutivo del Ministerio de Deportes de Brasil, Luis Fernandes; el director de COL, Saint-Clair Milesi; el embajador de Brasil en España, Paulo C. de Oliveira Campos, el exjugador de la selección brasileña José Edmílson y el exjugador italiano Demetrio Albertini, vicepresidente de la Federación italiana.

Para el embajador hoy es un día muy importante porque "Brasil es la patria del fútbol" y además porque es el momento en que se registra que quedan 100 días para el comienzo del Mundial que tendrá la oportunidad de presentar la copa por segunda vez.

"España aunque no sea la patria del fútbol es un país apasionado, tiene un especial entusiasmo por la Copa", destacó Oliveira Campos, quien además agregó que "no será un momento fácil" para la selección española ya que él desea que Brasil sea campeón.

En estos momentos el país sudamericano cuenta con más de 10 millones de entradas solicitadas para los 228 países, además, cuenta con 2,3 millones para los aficionados en los que entre el 55 y 57 por ciento de las entradas es sólo para los anfitriones, lo que "señala la ansiedad de los brasileños", según ha declarado el director de comunicación de la COL.

El exjugador del FC Barcelona Edmílson, campeón del mundo con Brasil en el Mundial de Corea y Japón (2002), cree que para la Copa del Mundo "Brasil se ha preparado lo máximo posible" y "está en un momento fantástico como población, estructura y como país".

"Llegaremos a la final, es lo que todos queremos. Desde el que pone la piedra en el campo y el gramado hasta el más importante ejecutivo", destacó Edmílson, quien además declaró que le gustaría ver una final entre Brasil e Italia.

Albertini, que jugó contra Brasil en la final del Mundial de 1994, dice que "para todos los aficionados recibir la Copa en su país es como un sueño de poder ver todos los campeones que van a jugar" y evidencia que "para el país es una oportunidad". "Junio y julio el fútbol será la vida para todos", resaltó Albertini.

Desde el Ministerio de Deportes, la idea es que en este Mundial "Brasil pueda encantar y sorprender". Sobre los retrasos de las obras, el representante de la institución, Luis Fernandes, señala que Brasil es un país muy grande y por eso "todas las infraestructuras necesarias para la Copa Mundial estarán preparadas y en funcionamiento para la Copa".

"Brasil es un país de dimensiones continentales, por eso es fundamental garantizar la calidad para las infraestructuras y que estén hechas en tiempo y esto está garantizado", finalizó Fernandes.