Curiosos vestigios de la evolución humana que puedes encontrar en tu cuerpo

Actualizado 21/03/2016 12:52:13 CET
Vestigios de la evolución humana que puedes encontrar en tu cuerpo
YOUTUBE/VOX
    

EDIZIONES, 21 Mar.

Desde el momento de la concepción hasta su crecimiento, el ser humano evidencia una serie de vestigios de nuestros antepasados relacionados con la evolución que hemos sufrido a lo largo de los años hasta ser quienes somos. Al menos, así lo demuestran algunas teorías científicas.

Heredar la sonrisa de tu madre o los ojos de tu padre no es lo único; ¿sabías que los músculos de nuestros oídos son herencia de un mamífero del Triásico? Así se presenta un vídeo realizado por Vox y publicado en YouTube, donde se ha hecho viral y donde habla sobre cómo son visibles los vestigios de evolución humana en nuestros cuerpos.

Un ejemplo de ello son las llamadas muelas del juicio (o terceros molares), que suelen aparecer entre los 17 y 20 e incluso pueden no aparecer nunca; pero cuando lo hacen no encajan en nuestras bocas o la deforman y terminan por extraerse mediante cirugía. Aunque hay más.

Previa YoutubeCargando el vídeo....

Según el vídeo, al cuerpo humano le gusta recordar y muchos son los recordatorios que forman parte de las estructuras vestigiales o partes del cuerpo aparentemente inútiles que no han sido eliminadas todavía. Estas estructuras no nos son útiles, pero tampoco nos perjudican para nuestras opciones de supervivencia, motivo por el cual aún las tenemos. Fueron útiles para nuestros antepasados. Estos son algunos ejemplos poco conocidos.

El palmar largo

1 palmar largo

Coloca el brazo con la palma de la mano hacia arriba en una superficie plana y junta tus dedos pulgar y meñique e inclina la muñeca ligeramente hacia arriba. Si logras ver una especie de estructura sobresalir en mitad de tu muñeca, tienes un músculo vestigial en tu antebrazo. Se trata de un tendón que conecta conecta con el palmar largo, un músculo que el 10%/15% de las personas no presenta en uno o en ambos brazos.

Músculos del oído

2 músculos del oído

¿Te has fijado en cómo mueven las orejas los gatos o los perros? La razón no es más que poder localizar la fuente del sonido; una habilidad muy útil en los mamíferos nocturnos. Del mismo modo, tres de nuestros músculos del oído eran útiles para localizar las fuentes del sonido, aunque hoy en día nos son inútiles.

Piel de gallina

3 piel de gallina

Para los mamíferos peludos, su pelo es necesario para regular su temperatura y muy útil como aislamiento y también como método de defensa para asustar a los depredadores cuando lo erizan. Sin embargo, para los seres humanos significa la manifestación de una emoción ("se me han puesto los pelos de punta al oírte cantar") o la reacción de nuestro cuerpo cuando tenemos frío.

Cola

4 cola

Al final de nuestra columna vertebral existe un conjunto de vértebras -algunas personas tienen 3, otras 5- llamadas coxis. El coxis es una reminiscencia de la cola de nuestros antecesores. De hecho, todos los seres humanos hemos tenido cola, cuando éramos embriones de pocas semanas en el vientre materno, pero estamos programados para perderla durante el desarrollo del feto. Sin embargo, se conocen casos extremadamente raros de recién nacidos con una cola muy desarrollada.