Publicado 21/09/2015 18:17CET

Izquierda y Verdes plantean dudas sobre el nuevo sistema de resolución de disputas inversor-Estado del TTIP

BRUSELAS, 21 Sep. (EUROPA PRESS) -

La comisión de Comercio Internacional del Parlamento Europeo ha discutido este lunes la nueva propuesta para establecer un sistema alternativo que resuelva disputas entre inversores y Estados, uno de los puntos más polémicos en el marco de las negociaciones del tratado de libre comercio con Estados Unidos, conocido como TTIP.

En este sentido, las mayores críticas han procedido de los europarlamentarios del grupo de la Izquierda Unitaria y del Partido Verde Europeo, quienes han mostrado su posición contraria a este sistema de arbitraje.

Así, la eurodiputada italiana Eleonora Forenza, de la Izquierda Unitaria, ha señalado que la nueva propuesta "no elimina las razones principales" por la que ha protestado su grupo desde la puesta en marcha de las negociaciones.

"Creemos que [el nuevo mecanismo] sigue siendo un ISDS enmascarado", ha sentenciado Forenza en referencia a al sistema de arbitraje que se había propuesto anteriormente, y que fue criticado por poder favorecer a los inversores por encima de las legislaciones nacionales.

Por su parte, la eurodiputada del Partido Verde Europeo, Ska Keller, ha apuntado que su grupo "sigue percibiendo que se trata de un sistema jurídico que sólo se aplica a inversores internacionales".

Por otro lado, la eurodiputada del Partido Popular Europeo, Tokia Saïfi, ha preguntado si la nueva propuesta de la Comisión Europea "es un paso en la buena dirección" y cuál es la posición de Estados Unidos con respecto a ella. Mientras tanto, el socialista alemán Bernd Lange ha solicitado saber cuáles son las obligaciones de los inversores recogidas en el nuevo texto.

NO ABORDARÁ LITIGIOS DE LA LEGISLACIÓN NACIONAL

Ante las preguntas presentadas por los europarlamentarios, el director general de Comercio de la Comisión Europea, Mauro Petriccione, ha señalado que los tribunales "no podrán decidir sobre litigios derivados de la legislación nacional", y que solo podrán hacerlo sobre disposiciones recogidas en el TTIP.

"Se trata de un sistema de resolución de litigios que emana del estado de derecho planteado en el acuerdo", ha resaltado Petroccione.

Sin embargo, el director general de Comercio del Ejecutivo comunitario ha recordado que se trata aún de un borrador, que debe ser consensuado antes de poder obtener una respuesta firme de Estados Unidos o de otros países con los que se están negociando acuerdos bilaterales.

No obstante, ha afirmado que la propuesta ha sido presentada a ciertos países, y que la respuesta de Estados Unidos ha sido "cautelosa", puesto que les preocupa, entre otras cosas, los costes adicionales que pueda suponer el nuevo sistema para sus empresas, así como que sus inversores puedan "ganar menos" de lo que ganarían con su sistema propio.

En cualquier caso, Petriccione ha subrayado que "la mayoría de las novedades" de la nueva propuesta son aspectos que son compartidos por Estados Unidos. "Hay razones de sobra por las que Estados Unidos tendría que estar interesado en negociar sobre esta vía. Y razones de peson para convencerles de que es una idea factible", ha expresado.

UN SISTEMA "SOMETIDO A PRINCIPIOS DEMOCRÁTICOS"

La comisaria de Comercio, Cecilia Malmströn, presentó el pasado miércoles un mecanismo "transparente" y "sometido a principios democráticos", que respeta, según afirmó, el derecho a regular de todos los Estados miembro.

De la misma forma, Malmströn defendió que el nuevo sistema es un mecanismo "totalmente público" que no trata de cambiar las leyes nacionales, sino de establecer "compensaciones" en casos como cambios de licencias, expropiaciones o nacionalizaciones.

En cualquier caso, la comisaria recalcó en diversas ocasiones que se trata aún de un borrador que debe ser presentado primero al Parlamento Europeo y al Consejo antes de ponerlo encima de la mesa en las negociaciones con Estados Unidos.