Publicado 25/06/2020 15:15:33 +02:00CET

Cambio climático.- El Gobierno regional priorizará los territorios afectados por el COVID-19 en las ayudas a la cooperación

MURCIA, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Consejo de Gobierno, a propuesta de la Consejería de Transparencia, Participación y Administración Pública, ha aprobado el Plan de Acción de Cooperación Internacional para el Desarrollo 2020, que incluye los objetivos, prioridades y recursos establecidos en la política de cooperación del Gobierno regional en los desafíos de lucha contra la pobreza y el hambre, cambio climático y flujos migratorios.

A estos desafíos, contemplados en la Agenda 2030 de Naciones Unidas, se unen las consecuencias de la COVID-19 en territorios vulnerables que van a obligar a centrar de modo estratégico las capacidades y recursos de cooperación en los países que puedan resultar más afectados, según ha informado la consejera de Transparencia, Beatriz Ballesteros, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno.

"Vamos a dirigirnos de forma prioritaria a aquellos países que están sufriendo un mayor impacto de crisis sanitaria o social", según Ballesteros, quien ha explicado, no obstante, que no es el Gobierno regional el que escoge los países destinatarios ni el tipo de ayuda que van a recibir. Al contrario, son las ONDG las que presentan sus subvenciones y se eligen en función de unos baremos publicados previamente con "total transparencia".

El importe final que aparece destinado a la cooperación internacional en los presupuestos de la Comunidad es, finalmente, de 475.000 euros, el mismo importe de 2019, a pesar de que en la Ley de presupuestos que se aprobó el importe ascendía a 547.500 euros. Todo ello, según la consejera, "como consecuencia de la remodelación que ha habido posteriormente y del esfuerzo que hemos tenido que hacer todas las consejerías como consecuencia de la crisis sanitaria".

Así, el plan anual de Cooperación Internacional cuenta con una dotación total de 475.000 euros, distribuidos en cuatro líneas de actuación, entre las que sobresale el incremento destinado a las partidas de acción humanitaria y ayuda a emergencias, que reciben un total 130.000 euros, con un crecimiento del 50 por ciento respecto a la cantidad ejecutada el ejercicio pasado.

En concreto, la línea de actuación de Ayuda Humanitaria cuenta con un presupuesto de 100.000 euros, de los que la mitad corresponde a proyectos de ayuda multilateral y los otros 50.000 euros a la firma de un convenio con la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo (AECID). Por su parte, en materia de Ayuda de Emergencia se contempla una concesión directa de subvenciones a ONGD por valor de 30.000 euros.

La línea de Cooperación al Desarrollo, dotada con 135.000 euros, incluye una convocatoria a ONGD con un presupuesto de 120.000 euros y una partida ayuda a proyectos de cooperación técnica, por importe de 15.000 euros.

Por último, la línea de Educación y Sensibilización alcanza los 210.000 euros, de los que 120.000 se destinan a la convocatoria a ONGD, 35.000 de subvención nominativa a la Coordinadora de ONGD, 30.000 corresponden a gestión directa y los 25.000 restantes a proyectos de formación e investigación de Objetivos de Desarrollo Sostenible.

La situación provocada por la covid-19 ha hecho necesario reorientar las prioridades geográficas y sectoriales de intervención con los instrumentos más acordes a las necesidades de los efectos iniciales de la pandemia, como son la ayuda de emergencia y la acción humanitaria. Hay tres propósitos definidos: salvar vidas y reforzar los sistemas de salud; proteger y recuperar derechos y medios de vida de las personas en situación de vulnerabilidad; y preservar y transformar los sistemas socioeconómicos, recuperando el tejido productivo y reforzando la gobernabilidad democrática.

El documento apuesta por consolidar alianzas y generar consensos políticos y sociales bajo la premisa de que 'de la crisis se sale cooperando', por lo que considera necesario que la Región de Murcia participe en cuantas iniciativas de coordinación y cooperación se planteen entre administraciones públicas. Así se recogió en la Declaración conjunta con fecha de 25 de mayo de 2020 de las cooperaciones descentralizadas frente a la crisis de la covid-19, junto al resto de comunidades y la Confederación de Fondos de Cooperación.

Además, por primera vez se recogen un conjunto de medidas importantes relacionadas con la transparencia, como son la mejoría en la rendición de cuentas a la sociedad o la creación de un portal solidario donde se detallan todos los proyectos de cooperación llevados a cabo. Además, se pone en marcha la aplicación de un sistema de evaluación del Plan Director de Cooperación al Desarrollo 2019-2022, en el que se incluye este documento, para medir el impacto y el grado de cumplimiento de las medidas contempladas inicialmente.

Ballesteros ha señalado que su intención es que tener preparada para la segunda quincena de julio la convocatoria de subvenciones. Posteriormente, serán las propias ONGD las que presentan las propuestas y los proyectos se eligen en función de unos baremos que se publican previamente "con total transparencia".

Contador