Un proyecto de FAPAS en Cantabria utiliza la apicultura para rehabilitar ecosistemas de especies en peligro

Abeja
FAPAS
Actualizado 28/05/2013 16:57:33 CET

POTES (CANTABRIA), 28 May. (de la enviada especial de EUROPA PRESS, Laura Martínez) -

El Fondo para la Protección de los Animales Salvajes (FAPAS) ha presentado el proyecto REMA (Restauración de Ecosistemas de Montana mediante la Apicultura), que se está desarrollando en la comarca cántabra de Liébana con el apoyo de la Fundación Banco Santander, que ha destinado 140.000 euros al desarrollo de esta iniciativa.

En rueda de prensa en el Centro de Estudios Lebaniegos (Potes, Cantabria), el presidente de FAPAS, Roberto Hartasanchez, ha recordado que la desaparición de las abejas conlleva un problema en el mantenimiento de los ecosistemas por lo que el objetivo final del proyecto pasa por rehabilitar habitats de especies en peligro de extinción, como el oso o el urogallo, mediante el incremento de la productividad de frutos de la zona de los que se alimentan estas especies. "Si las abejas desaparecieran, se hunde el ecosistema", ha alertado.

Así, en esta zona hay instalados una decena de fapimóviles, remolques especialmente diseñados para facilitar el traslado y orientación óptima de las colmenas de abeja melífera, con el fin de aprovechar los momentos óptimos de floración en las zonas de montaña de la Comarca de Liébana, según ha explicado el responsable del proyecto REMA, Joaquín Morante.

Los fapimóviles se trasladan por distintas áreas montañosas -- en los municipios lebaniegos de Camaleno, Vega de Liébana, Cillorigo de Liébana, Cabezon de Liébana y Pesaguero, enclaves LIC y ZEPA seleccionados por FAPAS-- durante un periodo consecutivo de dos anos, promoviendo la fructificación de las arandaneras y de otras especies vegetales cuyos frutos son esenciales en la dieta de dos especies en peligro de extinción, el oso pardo y el urogallo cantábrico.

En cada uno de los fapimóviles hay 20 colmenas colocadas en dos bancadas con un pasillo central libre para que el apicultor pueda trabajar. Además, van rodeados perimetralmente por un pastor eléctrico de protección alimentado de una placa solar que proviene los ataques del oso a las colmenas. Hartasanchez ha precisado que cada fapimóvil, a su vez, alberga 40.000 abejas, que pueden llegar a polinizar hasta 10.000 flores al día. La comarca de Liébana sobre la que se desarrolla el proyecto tiene una superficie de alrededor de 550 kilómetros cuadrados.

PROYECTO INÉDITO Y NOVEDOSO

Estas unidades móviles --que tienen un coste individual de entre 2.000 a 2.500 euros, según Morante-- son trasladadas por 10 apicultores locales que colaboran en el proyecto. La movilidad de los colmenares permite aprovechar los mejores momentos floración de cada especie por lo que se mejora tanto la polinización, además de ser "una herramienta atractiva para la practica de la apicultura", según el responsable de REMA.

Por su parte, Hartasanchez ha calificado el proyecto de "inédito, ingenioso y novedoso a escala local" y ha subrayado que "estos proyectos no solucionan el enorme problema que hay en la naturaleza pero ayudan a entender que se puede mejorar la situación".

Mientras, el director gerente de Fundación Banco Santander, Borja Baselga, ha hecho alusión a "la ilusión doble" por llevar a cabo este proyecto en Cantabria y ha indicado que el modelo se esta "copiando" en otras comunidades autónomas. En el acto, el alcalde de Potes, Javier Gómez, también ha apostado por "explotar los recursos naturales", además de "poner en valor" la comarca.