Publicado 23/11/2020 16:49CET

El cribado del cáncer de colon cubre ya al 99,97% de la población de Jerez, Costa Noroeste y al 99,96% de Sierra

Hospital Universitario de Jerez de la Frontera
Hospital Universitario de Jerez de la Frontera - JUNTA DE ANDALUCÍA - Archivo

JEREZ DE LA FRONTERA (CÁDIZ), 23 Nov. (EUROPA PRESS) -

El programa de cribado de cáncer colorrectal se ha extendido ya a un total de 129.443 personas de Jerez, Costa Noroeste y Sierra, lo que supone el 99,97% (99,96% en el caso serrano) de la población de riesgo, que son personas de entre 50 y 69 años de edad.

Según ha explicado la Junta en una nota, el objetivo de la Consejería de Salud y Familias es conseguir alcanzar el 100% de la población diana a finales de este año, siguiendo así las recomendaciones de las sociedades científicas a nivel internacional para los programas de cribado, y, en este sentido, el Área de Gestión Sanitaria de Jerez, Costa Noroeste y Sierra mantiene una de las tasa de cobertura más altas de Andalucía.

El 6,40% de los test realizados a la población diana del Área ha resultado positivo. Según los datos a octubre de 2020, el Hospital Universitario de Jerez ha realizado el 94,49% de las colonoscopias a las personas que la tenían indicada, lo que ha permitido prevenir y diagnosticar en fase precoz la aparición de cánceres, permitiendo su extirpación y la eventual curación de los pacientes.

El programa de cribado de cáncer colorrectal de la Consejería tiene como objetivo reducir la carga de enfermedad en la población andaluza, en términos de disminución de la incidencia y mortalidad, así como mejorar la calidad de vida en los casos detectados.

El cáncer de colon es un tumor que se puede curar en el 90% de los casos si se detecta en estadios precoces o en forma de lesiones premalignas, lo que se puede lograr implantando un programa de cribado a toda la población de riesgo medio. De hecho, la detección precoz disminuye la mortalidad a corto plazo entre un 30% y un 35%, lo que equivaldría en España a salvar unas 4.000 vidas cada año.

Al tratarse de una enfermedad que no suele causar ninguna molestia hasta que se encuentra muy avanzada, es fundamental hacer un diagnóstico precoz para que su tratamiento sea más fácil y aumenten las posibilidades de curación.