La Junta estudia un plan de "venta masiva" de viviendas sociales cuyas ganancias se reinvertirían en edificación civil

Actualizado 14/08/2008 19:20:22 CET

El Ejecutivo regional sitúa entre sus prioridades la adopción de medidas que frenen la destrucción de empleo en el sector de la construcción

MÉRIDA, 14 Ago. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, anunció hoy que su gabinete estudia un plan para llevar a cabo "venta masiva" de viviendas sociales de propiedad pública, con la intención de invertir el beneficio obtenido en edifición civil para contribuir a mantener el empleo en la construcción.

Fernández Vara anunció este plan en una rueda de prensa en la que dio a conocer algunos de los asuntos que abordó hoy en sucesivas reuniones con los secretarios nacional y regional de la organización agraria UPA, Lorenzo Ramos e Ignacio Huertas, y los secretarios regionales de UGT y CCOO, Miguel Bernal y Julián Carretero.

Vara precisó que el parque de viviendas sociales propiedad de la Junta ronda las 21.000 viviendas. Se ha solicitado a la Consejería de Administración Pública y Hacienda una serie de informes que analicen la viabilidad de esta iniciativa, en la que se haría una "excepcionalidad" en cuanto al precio de las viviendas para que su adquisición sea "algo apetecible" ya que, según indicó Vara, "este es buen momento para facilitar su compra".

El presidente extremeño explicó que será en el mes de septiembre cuando se anuncien más detalles sobre esta iniciativa, aunque avanzó que cuando llegue el momento de fijar el precio de las viviendas el cálculo tendrá en cuenta su antigüedad.

Tras las tres reuniones mantenidas hoy, el líder del Ejecutivo extremeño apuntó que esta ronda de encuentros con los agentes sociales y económicos tendrá continuaidad a lo largo de las próximas semanas y el mes de septiembre, en el marco del diálogo social establecido en la región y los pactos alcanzados en diversos ámbitos de actuación.

La idea, según explicó Vara, es hacer un repaso de los acuerdos alcanzados y "ponerse tarea" para finalizar otros aspectos de los acuerdos "de aquí a final de año".

Respecto a los sindicatos, Vara informó que les ha trasladado lo que serán las "líneas generales" de los próximos Presupuestos de la Comunidad Autónoma, aunque será en el próximo mes de septiembre cuando el consejero de Administración Pública y Hacienda, Ángel Franco, se reunirá con ellos para hacerles llegar parte de su contenido, puesto que el plazo para su aprobación finalizará el 15 de octubre.

Según indicó Vara, el presupuesto, aunque se contendrá debido a la caída de ingresos que se está produciendo en el conjunto del país, garantizará el cumplimiento de los acuerdos sociales a los que se ha llegado en la región, en particular los de apoyo al empleo, así como a las actuaciones previstas en el marco del Plan de Infraestructuras.

GASTAR MENOS EN ENERGIA Y TELEFONIA

Al respecto, el presidente Vara indicó que el crecimiento del presupuesto de la comunidad para el próximo año estará en una horquilla que oscilará entre el 3,5 y el 5%, si bien admitió que el 5% es "un crecimiento dificil de asumir con la evolución que está habiendo de los ingresos". Además, apostilló que "luego habrá que diferenciar aquellas partidas accesorias de las que no lo son".

En este punto, Fernández Vara anunció que los sueldos de los altos cargos y cargos de confianza de la Administración regional se congelarán y se contendrá el gasto de la "gran familia" de personal funcionarial que integra la Junta, que está cercano a los 46.000, en partidas como la energía o la telefonía.

Para ejecutar de una "mejor manera" el presupueto de la comunidad, Fernández Vara planteará una serie de medidas entre las que se encuentra la licitación conjunta de proyectos y obras a fin de agilizar los trámites, sobre todo de edificación civil, con el objeto último de paliar la destrucción de empleo en la construcción. Además, se adoptarán medidas para acortar los plazos de determinadas solicitudes de ayuda a la administración, como por ejemplo para la rehabilitación de las viviendas.

"Mi intención es, que en aspectos que tienen mucha importancia de cara al mantenimiento del empleo en este sector --el de la construcción--, actuar con silencio positivo, es decir que aquella persona que solcite y no se le conteste pueda operar como concedida", aseveró.

Otra de las medidas que pretende llevar a cabo el Ejecutivo regional es dotar de mayor capacidad de concesión avales a la Sociedad de Garantía Recíproca Extremeña de Avales (Extraval).

ESPECULACION EN LOS CEREALES

Respecto a su reunión con UPA, Fernández Vara precisó que mostró su preocupación acerca de que la bajada de los precios de cereales en origen no haya repercutido en la cesta de la compra, lo cual le insta a "alertar" sobre la existencia de "posibles prácticas especulativas".

Así mismo mostró su compromiso en seguir defendiendo los intereses de los agricultores, y anunció que se enviará al Parlamento una nueva regulación de precios encaminada a aliviar las tasas de servicios publicos que se prestan a los productores agrícolas y ganaderos. También hizo mención a la importancia de seguir exigiendo que se prorroguen las ayudas al tabaco.

Añadió Vara que en todas las reuniones se puso de manifiesto la necesidad de agilizar los proyectos industriales pendientes en la región, en particular la refinería, los parques empresariales y otros energéticos.

Por último, Fernández Vara también se refirió al interés de algunas empresas multinacionales, entre las que citó a Ikea o a Decathlon, por intalarse en la región, demostrando de esta manera su "confianza por Extremadura".

Según el presidente extremeño esta confianza está motivada porque la región tiene "todos los elementos que permiten tener confianza" como, por ejemplo, "agua, energía, territorio y personas".