El alcalde de Lobios (Ourense) admite que BNG y PSOE pasan una época "delicada" pero descarta una ruptura del pacto local

Actualizado 14/08/2008 19:23:56 CET

OURENSE, 14 Ago. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de la localidad ourensana de Lobios, el socialista José Lamela, reconoció hoy que BNG y PSdeG atraviesan por una época "delicada" en la gobernabilidad del municipio, pero descartó una ruptura de pacto de gobierno local.

PSdeG y BNG tienen diferencias desde que comenzaron a gobernar en el Ayuntamiento de esta localidad, el pasado mes de mayo, cuando lograron arrebatarle el gobierno al PP. Lamela reconoció que los "roces" entre ambas formaciones comenzaron desde la solicitud del Punto de Atención Continuada (PAC).

Además, el regidor municipal manifestó que el momento "más tenso" llegó con el proyecto del Centro de Día para el pueblo de Grou. En este sentido, José Lamela admitió la necesidad del centro en Grou, pero también señaló la necesidad de una instalación para la capital del municipio pues, según el regidor socialista, "en Lobios hay más de 800 ciudadanos con más de 65 años".

Ante esta situación, José Lamela admitió que PSOE y BNG atraviesan "una etapa un poco más delicada, un poco más enferma". "La situación es de tensión, una tensión muy personalista. Hay numerosos elementos de presión que hacen que este no sea un momento dulce", aseveró el edil socialista.

En este sentido, Lamela manifestó que ambas formaciones tienen "diferencias" desde "el principio de los tiempos". Por su parte, el teniente de alcalde de Lobios, el nacionalista Deibe Fernández, manifestó que habrá un centro de día en el municipio, que "va a dar servicio a toda la gente del sur de la comarca que lo necesite". Asimismo, aseguró que habrá un centro residencial en el cual están "trabajando" para poder "dar noticia a final de año de un centro residencial".

RESPONSABILIDAD

Sin embargo, tanto el alcalde de Lobios como su teniente de alcalde hicieron hoy un llamamiento a la "calma y a la responsabilidad" y lanzaron un mensaje de "tranquilidad" a los vecinos.

En este sentido, Lamela manifestó que es "responsabilidad" de PSdeG y BNG "tirar del mismo carro sinérgicamente", ya que "cualquiera que haga otra cosa no actúa responsablemente y debe incluso marcharse".

Por su parte, Deibe Fernández trasladó un mensaje "positivo" a los vecinos, además de un llamamiento "a la calma" al alcalde para que se "una al movimiento positivo". "Para que se una al trabajo por los vecinos de Lobios. Lo que no debe hacer es ayudar al PP a hacer oposición", sentenció.