Sindicatos y asociaciones de inmigrantes rechazan la reducción de la contratación de extranjeros, avalada por la Xunta

Actualizado 04/09/2008 22:27:45 CET

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

Los sindicatos UGT y CC.OO., el Foro Galego da Inmigración y distintas empresas relacionadas con el sector pesquero rechazaron hoy la propuesta del ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, de eliminar la contratación de trabajadores extranjeros en origen; mientras que el secretario xeral de Emigración de la Xunta, Manuel Luis Rodríguez González, consideró que, en la actual situación, "resulta poco razonable seguir buscando trabajadores fuera".

En declaraciones a Europa Press, Rodríguez González defendió que los "esfuerzos" del Gobierno deben ir encaminados a "dar la mejor cobertura posible a los inmigrantes que trabajan en España" y a "intentar recolocar" a los desempleados, por lo que consideró "necesario" que los ajustes se realicen "de la mejor forma posible".

Por el contrario, el secretario de Xuventude y responsable del área de Emigración en el sindicato CC.OO., Melchor Roel, explicó a Europa Press que el Catálogo de ocupaciones de difícil cobertura se creó para ofrecer a emigrantes puestos de trabajo que en España "no se cubren", por lo que defendió esta contratación con el objetivo de "regular" los flujos migratorios y para "evitar" la emigración ilegal. Así, confió en que "en los próximos días", el ministro "matice" sus palabras y explique la política de inmigración con la que contará España para paliar la crisis.

Por su parte, la secretaria de Servizos Sociais e Políticas de Igualdade de UGT y encargada de la cuestión de la Emigración, Carmen Brea, tachó el anuncio del ministro de "sorprendentemente negativo", puesto que, según indicó a Europa Press, la Mesa del Diálogo Social se reunió ayer y Corbacho "no dijo nada" y "luego tomó su decisión unilateralmente". Además, criticó "esta forma de engañar a la opinión pública con falsas medidas para paliar la crisis".

Asimismo, lamentó que "se quiera responsabilizar a los inmigrantes de la crisis" y "esto no es así". Al respecto, consideró "irresponsable" esta "demagogia", que traslada sus consecuencias a la sociedad en forma de "rechazo" a los extranjeros; e insistió en que la contratación en origen "se hace después de que un puesto de trabajo no se ocupa en España".

Con ella coincidió el portavoz del Foro Galego da Inmigración, Miguel Fernández, quien tachó de "indignante" que se "haga recaer en los inmigrantes el coste de la crisis" y aseveró que el contingente se cubre "con plazas que no quieren los españoles". "¿Ocuparán españoles las plazas de los peruanos en el sector pesquero y trabajarán como cuidadores de mayores internos en casas?", cuestionó, citando algunos ejemplos de profesiones ejercidas por inmigrantes contratados en origen.

INMIGRACIÓN ILEGAL

Miguel Fernández concordó con el representante de CC.OO. al augurar que esta medida causará un incremento en la llegada de inmigrantes a España en situación irregular.

De este modo, Roel explicó que el Catálogo de ocupaciones de difícil cobertura ofrece a emigrantes puestos de trabajo que en España "no se cubren", por lo que abogó por que se propongan alternativas para "vehiculizar" los flujos migratorios, puesto que "si se deja que sea el mercado el que se regule, tenderá hacia la economía sumergida".

Por su parte, Fernández justificó la decisión del ministro en que "quiso buscar un titular llamativo y usar la inmigración para ello siempre es muy cómodo", ya que, a su juicio, esta medida "no tiene nada que ver con la crisis ni es una alternativa" y "sólo provocará emigración irregular y economía sumergida". "No tiene nada que ver con la crisis ni con el desempleo", insistió, al tiempo que lamentó que se "desenfoque" la cuestión.

"Vienen porque se les llama", incidió, "porque aquí nadie quiere ese trabajo". Además, explicó que el proceso "requiere trámites que tardan tres o cuatro meses" y aseguró que los empresarios no comenzarían este proceso "tan largo" si tuvieran trabajadores en España.

SECTORES "MÁS AFECTADOS"

Roel también criticó que el Estado español "nunca" contó con una política "seria y definida" a respecto de la inmigración e insistió en que esta situación es "una realidad histórica e impepinable"; al tiempo que lamentó que esta decisión del ministro Corbacho "dañe" a aquellos sectores que son "motores de la economía española". De este modo, se refirió a la construcción, la hostelería y la pesca, "que se resentirá más en Galicia".

Por su parte, Brea apostilló que los sectores que se verán más afectados en la Comunidad gallega en el caso de que se lleve a cabo la medida anunciada por el responsable de la Administración laboral española, serán el de los servicios y el primarios, "sobre todo, la pesca y la hostelería".

Por último, el portavoz del Foro Galego da Inmigración enumeró las profesiones que más se cubren por esta vía: empleadas del hogar, del ámbito forestal, del sector pesquero, del agrario, de la hostelería y "un poco" el de la construcción. Además, indicó que el año pasado se dio trabajo a unos 200.000 emigrantes en toda España por esta vía, de los que un tres por ciento, encontraron ocupación en Galicia.