La Xunta distribuirá entre los medios 3.000 ejemplares de un manual de redacción periodística sobre violencia de género

Actualizado 23/05/2008 20:30:57 CET

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 23 May. (EUROPA PRESS) -

Aplicar la tolerancia cero y huir de la neutralidad en informaciones sobre violencia de género; sacar estas informaciones de la sección sucesos; rechazar fuentes como los vecinos por no proporcionar información relevante o apostar por la especialización del periodista son algunas de las recomendaciones que incluye el manual de redacción periodística presentado hoy por la Secretaría Xeral da Igualdade de la Xunta con el objetivo de ayudar a un tratamiento informativo adecuado de los malos tratos.

En la presentación de esta guía, que se complementará con un plan de formación para periodistas, la secretaria xeral de Igualdade, Carme Adán, advirtió de que la violencia sexista está aún "pendiente de analizar y de incorporarle buenas prácticas", transcurridos sólo diez años desde el asesinato de Ana Orantes a manos de su pareja, que supuso la incorporación de esta realidad a la agenda mediática.

Belén Puñal, una de las periodistas que colaboró en la elaboración de esta guía, alertó de que los profesionales de la información transmiten "de una forma más o menos consciente" valores "netamente sexistas". Así, el manual incide que erradicar expresiones como crimen pasional o falleció a causa de la violencia de género y apuesta por decir de forma contundente que la víctima fue asesinada, entre otras recomendaciones.

TRATAMIENTO SENSIBLE.

Para conseguir un tratamiento "sensible" de la violencia machista en los medios de comunicación, el secretario xeral de Relacións Institucionais de la Vicepresidencia, Xoán Antón Pérez Lema, apostó por la "formación técnica" de los profesionales, mientras que el director del Observatorio de Medios, Luis Álvarez Pousa, demandó al periodista que no sea neutral en este tipo de informaciones.

"No se puede hacer una descripción sin compromiso porque será una redacción cómplice", juzgó Álvarez Pousa, quien apostó por introducir en las redacciones la figura del "defensor autónomo" para dar "derecho de réplica" a las mujeres maltratadas y garantizar el buen tratamiento informativo de estas informaciones.

Además de los 3.000 ejemplares de este manual que serán distribuidos entre toda la prensa, se desarrollará también un plan de formación en las redacciones de medios escritos, audiovisuales y digitales. En el caso de los profesionales de los medios públicos gallegos, estos cursos, con una duración de dos horas teóricas y dos prácticas, serán obligatorios.