El 30% de los ciudadanos de Baleares reclama más vigilancia privada en calles comerciales, centros educatvos y parques

Actualizado 10/06/2010 20:27:29 CET

La totalidad de los encuestados se muestra de acuerdo con que, en caso de agresión, estos profesionales puedan intervenir inmovilizando al agresor

PALMA DE MALLORCA, 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

El 30,7 por ciento de los ciudadanos de Baleares reclama más vigilancia privada en las calles (15,7 por ciento), en los colegios e institutos (9,3 por ciento) y en los parques (5,7 por ciento), mientras que el 5,7 por ciento también la ve necesaria en supermercados, el 4,5 por ciento en bancos y el 3,3 por ciento en hospitales, como complemento a las labores llevadas a cabo por la Policía.

Así se desprende de un informe dado a conocer hoy, durante una comida celebrada en Palma, por la Asociación Profesional de Compañías Privadas de Servicios de Seguridad (Aproser) sobre seguridad privada en las islas, y que revela que el 56,2 por ciento de los encuestados considera que el trabajo de estos profesionales complementa "en buena medida" las funciones de los agentes policiales, frente al 61,6 por ciento de los españoles que mantienen esta afirmación.

Tal y como apunta el estudio, el 72 por ciento de los ciudadanos baleares se sienten más seguros en los lugares en los que están presentes vigilantes de seguridad, mientras que el 74,9 por ciento manifiestan una opinión buena o muy buena de estos profesionales del sector. La cifra de opiniones positivas acerca de las empresas de seguridad se sitúa en el 64,5 por ciento de la muestra, más de un punto por encima del ratio obtenido para el global de la muestra en España (63,3 por ciento).

En referencia al papel que los vigilantes de seguridad desempeñan, el 70,2 por ciento de los encuestados opina que se trata de una función necesaria para la sociedad. A juicio del 68,6 por ciento de los baleares, debe valorarse la profesión que desempeñan los vigilantes de seguridad porque contribuyen a aumentar la seguridad ciudadana en general, frente al 67,3 por ciento de los mismos que matizó que su labor supone una "ayuda muy importante para la sociedad".

Por su parte, un 64 por ciento de los entrevistados mantiene que los profesionales del sector de la seguridad privada son "unas personas a las que siempre se les puede pedir ayuda", mientras que, en menor medida, el 54,8 por ciento de los mismos opina que los servicios de vigilancia y protección son una garantía para la seguridad de los ciudadanos.

INTERVENCIÓN EN CASOS DE AGRESIÓN

Uno de los datos más significativos del informe se refiere a las competencias de los vigilantes en las calles, y en este sentido cabe resaltar que el cien por cien de los entrevistados manifestaron su acuerdo con el hecho de que, en caso de agresión, éstos puedan intervenir inmovilizando al agresor, así como con que puedan retener a presuntos delincuentes hasta la llegada de la Policía.

Asimismo, el 92,3 por ciento de los baleares considera útil que los vigilantes puedan vigilar las calles para disuadir a posibles delincuentes, frente a casi el 75 por ciento de los mismos que se muestran a favor de que éstos profesionales puedan pedir documentación a sospechosos.

En cuanto a los aspectos de los vigilantes de seguridad más valorados en las Islas Baleares, los encuestados sitúan por orden de preferencia su profesionalidad, amabilidad en el trato, su cercanía al ciudadano y su formación. Finalmente, casi cinco de cada diez consideran insuficientes las medidas de protección a los vigilantes de seguridad frente a posibles agresiones por parte de presuntos delincuentes.

Por otro lado, desde Aproser señalaron que desde principios de 2009 el sector de la seguridad privada está en una línea de crecimiento negativo que ha llegado a acumular cinco trimestres consecutivos de caída de la facturación, hecho único en toda la historia de la seguridad privada en España. Por ello, actualmente, la mayor preocupación de los empresarios del sector es mantener los casi 100.000 puestos de trabajo existentes.

En el volumen de facturación total el área de Vigilancia representa en torno al 65 por ciento, seguido de Sistemas y Alarmas y de Transporte de Fondos. En la procedencia del negocio, el 73 por ciento proviene del sector privado y el 27 por ciento restante del sector público. Cabe señalar que el número total de vigilantes de seguridad habilitados por el Ministerio del Interior está en torno a los 86.000, con una edad media de 37 años.