Baleària y Armón avanzan en la construcción de un 'fast ferry' propulsado por gas natural

Publicado 30/06/2019 13:07:53CET
Imagen del buque Eleanor Roosevelt
Imagen del buque Eleanor Roosevelt - BALEARIA

   PALMA DE MALLORCA, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

   La naviera Baleària y los astilleros Armón han informado este sábado del avance en la construcción del 'fast ferry' Eleanor Roosevelt, un buque catamarán de alta velocidad de pasaje que navegará propulsado a gas natural licuado, según ha informado Baleària.

   Así, el astillero ha realizado la puesta de quilla en el catamarán y ya se puede observar la primera sección del casco del buque, cuya finalización está prevista para la primavera del próximo año 2020.

   Según ha avanzado Baleària, el Eleanor Roosvelt tendrá eslora de 123 metros por 28 de manga y capacidad para 1.200 pasajeros, así como una bodega que podrá albergar hasta 500 metros lineales de carga y 250 turismos, o alternativamente 450 coches.

   En cuanto a los motores, el nuevo buque incorporará cuatro duales GN/GO de Wärtsilä, con una potencia de 8.800 kW cada uno, además de cuatro waterjet para la propulsión, así como dos generadores a gas y otros dos a diésel para la generación eléctrica, que en su conjunto le permitirán alcanzar una velocidad de servicio de 35 nudos, con una velocidad máxima superior a los 40 nudos.

GAS NATURAL LICUADO

   Finalmente, Baleària ha recordado que la naviera trabaja desde 2012 en el uso del gas natural licuado y, de hecho, ya cuenta con dos ferries navegando con motores duales propulsados a gas natural licuado, uno de ellos de nueva construcción (el Hypatia de Alejandría) y otro remotorizado (el Nápoles).

   En las próximas semanas se incorporarán otros dos, el Marie Curie y el remotorizado Abel Matutes. Además, después de verano se iniciará el cambio de motores del buque Bahama Mama, y también está previsto que, hasta 2021, se remotoricen el Sicilia, el Martín i Soler y el Hedy Lamarr.

   Según ha señalado la naviera, el uso de este combustible es más sostenible ya que reduce las emisiones de óxidos de azufre (SOx) y partículas y un 85 por ciento del óxido nitroso (NOx) y emite un 30 por ciento menos de CO2, uno de los principales gases de efecto invernadero.