Reducir la presión humana y avanzar en descarbonización, propuestas de la UIB para paliar el calentamiento global

Puertas con el logo de la UIB
UIB - Archivo
Publicado 09/10/2018 14:47:03CET

PALMA DE MALLORCA, 9 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Laboratorio Interdisciplinario sobre Cambio Climático de la Universitat de les Illes Balears (UIB) ha reivindicado este martes la necesidad de avanzar en medidas de descarbonización energética y de reducir la prisión humana en Baleares para paliar el calentamiento global.

Así ha reaccionado el Lincc a un estudio del Grupo Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés) que analizaba la viabilidad de limitar el calentamiento medio de la Tierra a 1,5 ºC, y las consecuencias que tendría, comparado con un calentamiento de 2 ºC.

Desde el Laboratorio sobre Cambio Climático de la UIB consideran que el informe "confirma la necesidad de avanzar de manera rápida y profunda en medidas de descarbonización" y apunta como ejemplo al proyecto de ley de cambio climático y transición energética impulsado por el Govern.

Asimismo, han manifestado la necesidad de reducir la presión humana, "a fin de disminuir las necesidades energéticas y materiales asociadas a un número de visitantes que se encuentra muy por encima de la capacidad natural del archipiélago".

ES POSIBLE LIMITAR EL AUMENTO DE TEMPERATURA GLOBAL A 1,5 GRADOS

El estudio ha concluido que es posible limitar el aumento de temperatura global a 1,5 grados por encima de los niveles preindustriales y que ello reduciría en "cientos de millones" el número de personas afectadas por el calentamiento.

Según el estudio, limitar el calentamiento a 1,5 ºC también reduciría a la mitad la vulnerabilidad relacionada con el acceso al agua potable y evitaría la muerte casi total de los arrecifes de coral, clave para la biodiversidad marina.

Además, la mortalidad ligada al aumento de temperaturas (especialmente en situaciones de ola de calor) y el riesgo asociado a la propagación de vectores de enfermedades como el paludismo o el dengue, también serían notablemente inferiores.

Para ello, resulta "imprescindible" reducir de manera muy importante las emisiones de gases de efecto invernadero de aquí a 2030 y reducir las emisiones de CO2 prácticamente a cero para 2050.

La limitación a 1,5 ºC también requeriría conservar y aumentar espacios naturales como bosques, sumideros de carbono naturales, porque haría falta no sólo dejar de emitir gases de efecto invernadero sino también sustraer parte de los gases ya emitidos a la atmósfera.