Actualizado 14/03/2008 20:14 CET

Rodrigo de Santos devuelve 50.804 euros al Ayuntamiento de Palma y reconoce que los gastó por un problema de salud

PALMA DE MALLORCA, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

El ex regidor de Urbanismo del Ayuntamiento de Palma, Javier Rodrigo de Santos, ha devuelto los más de 50.804 euros que sustrajo de las arcas municipalesy que gastó en diversas salidas a locales de alterne, como él mismo ha reconocido, unos hechos que llevó a cabo a causa de un problema de salud, según alegó en un burofax remitido esta mañana al Consistorio palmesano

Según confirmaron a Europa Press fuentes municipales, el ex regidor ha devuelto esta mañana los más de 50.000 euros que gastó de la tarjeta de crédito del Ayuntamiento y que son objeto de una investigación judicial, que desde ayer instruye el Juzgado de Instrucción número cinco de Palma de Mallorca.

Así, esta mañana la delegación de Economía y Hacienda sustituyó al ex concejal y empleado de la misma del segundo puesto que venía ocupando tras la responsable, Rosa Barber, a otro menos visible y que implica menos representatividad, al menos, hasta que se resuelva la querella interpuesta contra él por la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Baleares.

La investigación por el presunto caso de corrupción que salió ayer a la luz provocó también la expulsión del ex regidor de las filas del PP, mientras que la entonces alcaldesa cuando supuestamente ocurrieron los hechos, la 'popular' Catalina Cirer, aseguró sentirse "engañada" y sostuvo que los titulares de prensa reflejaban a un "desconocido", si bien dijo no sentirse "legitimada para juzgar la vida de nadie".

Javier Rodrigo de Santos está siendo investigado por la Fiscalía Anticorrupción por ser sospechoso de haber gastado hasta 40.000 euros en clubes de alterne de homosexuales con la tarjeta de crédito del Ayuntamiento, unos hechos que se investigan a raíz de que responsables del Ayuntamiento comprobasen que los gastos de la tarjeta del ex edil se habían registrado a horas intempestivas y en empresas cuyas actividades no se corresponden con el servicio que ofrecen. Así, el ex regidor se enfrenta a un presunto delito de malversación de caudales públicos.