Ban Ki Moon insta a traducir en "acciones específicas" las buenas palabras respecto al diálogo de civilizaciones

Actualizado 15/01/2008 13:44:58 CET

MADRID, 15 Ene. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, hizo hoy un llamamiento a los líderes internacionales a que emprendan acciones concretas que traduzcan las declaraciones de intenciones sobre la importancia de construir "puentes de confianza" entre civilizaciones, subrayando que, "aunque las amenazas son terroríficas", la comunidad internacional tiene en "sus manos" respuestas para ellas.

"Es fácil hablar de tender puentes de confianza, de promover la paz, de avanzar en la amistad intercultural, pero sin embargo es mucho más difícil traducir esas nobles palabras en acciones específicas que puedan cambiar el modo en el que la gente ve, lo que dice y en último término como actúa", subrayó Ban en su mensaje durante la inauguración del I Foro de la Alianza de Civilizaciones.

Según Ban, "todos somos conscientes del elevadísimo coste que se está cobrando la intolerancia en nuestro mundo, con ataques y asesinatos cometidos en nombre de la religión". "Debería haber menos problemas y más soluciones", sentenció el secretario general de la ONU.

En este sentido, consideró que la Alianza de Civilizaciones es una "forma importante de hacer frente al extremismo y de eliminar las divisiones que amenazan a nuestro mundo". En su opinión, "nunca hasta ahora había habido una necesidad de este tipo de un diálogo constructivo entre individuos, comunidades, culturas y naciones".

El secretario general de la ONU consideró que aunque promover el diálogo intercultural "no será un camino fácil, es un camino seguro" y los planes nacionales que prevén aprobar los países que apoyan la Alianza de Civilizaciones "darán sus frutos a largo plazo".

Por último, instó a todos los participantes a aprovechar este Foro y les animó a seguir trabajando una vez éste haya acabado. "Las amenazas son terroríficas pero las respuestas están en nuestras manos", señaló.

INICIATIVA CORRECTA

Por su parte, el alto representante de la ONU para la Alianza de Civilizaciones, Jorge Sampaio, expresó su "profunda convicción" de que ésta es "la iniciativa correcta que a colmar un vacío a nivel internacional" y es "el resultado de la voluntad política compartida hacia la acción contra los problemas culturales y religiosos y las amenazas a la paz y la seguridad en el mundo".

Asimismo, dijo que pese a su "incertidumbre" inicial tras ser designado hace nueve meses, actualmente es cada vez más optimistas respecto "al futuro de la Alianza de Civilizaciones". "Este Foro demuestra que hemos sido capaces de superar el punto muerto en el que se encontraba el diálogo entre civilizaciones" y está ofreciendo los "primeros resultados tangibles" con la presentación por ejemplo de los planes nacionales de algunos países.

No obstante, reconoció que también tiene algunas "preocupaciones" puesto que la Alianza de Civilizaciones "se ocupa de cuestiones que no se van a resolver a corto plazo" por lo que "la tentación de rendirnos va a estar a ahí pero no debemos resignarnos", subrayó.

Para Sampaio, "el diálogo de civilizaciones, culturas y religiones es posible, fructífero y necesario" y supone "el mejor contrapunto para el aislamiento, la desconfianza y la confrontación así como el mejor incentivo a la apertura, el entendimiento y la tolerancia". Pero, incidió, "el diálogo no es fácil" e incluso puede desembocar en "monólogo o silencio" que alimentan las actitudes extremistas.

Por todo ello, consideró que la Alianza de Civilizaciones será un "instrumento de la ONU para construir la paz y ayudar a encontrar respuestas a las tremendas dificultades de vivir juntos como iguales pero diferentes". En este sentido, remarcó que no debe convertirse en un "organismo burocrático" sino en un instrumento "pionero" en el que los países pueden "trabajar juntos con un mismo objetivo".

Según el ex presidente portugués, ante la degradación del planeta también a nivel humano, "el diálogo entre civilizaciones, religiones y culturas se ha convertido en un urgencia humanitaria que no puede aplazarse".

"Pese al mar embravecido de escepticismo y frustración" respecto a la Alianza de Civilizaciones, "podemos expresar confianza en que nuestro barco será capaz de llegar a buen puerto". "La Alianza de Civilizaciones es la iniciativa correcta en el momento oportuno", concluyó.