Publicado 24/06/2021 17:01CET

La Casa Real británica admite que "debe hacer más" para aumentar la diversidad entre su personal

Archivo - La reina Isabel II, fotografiada por primera vez tras la muerte de Felipe de Edimburgo.
Archivo - La reina Isabel II, fotografiada por primera vez tras la muerte de Felipe de Edimburgo. - TWITTER @ROYALFAMILY - Archivo

LONDRES, 24 Jun. (DPA/EP) -

El Palacio de Buckingham ha admitido que "debe hacer más" para incrementar la diversidad entre su personal, después de haber revelado que la proporción de empleados de minorías étnicas en la Casa Real es solo del 8,5 por ciento.

Los duques de Sussex, Enrique y Meghan, acusaron a la familia real británica de racismo en una entrevista concedida a Oprah Winfrey en marzo, tras lo cual el equipo de Buckingham ha publicado en su memoria financiera para 2020-2021 que su proporción de empleados de minorías étnicas asciende al 8,5 por ciento del personal, con el objetivo de alcanzar un 10 por ciento para 2022.

En Reino Unido, alrededor del 13 por ciento de la población es miembro de una minoría étnica, según el último censo, que data de 2011.

Una fuente de alto rango de palacio ha dicho a la agencia PA Media que la publicación del porcentaje de empleados de minorías se ha publicado --de forma voluntaria y tras ser conocidos internamente-- para que no hubiera "lugar en el que esconderse" y, por lo tanto, ser responsables si no se logran avances en el futuro.

"No estamos donde queremos a pesar de nuestros esfuerzos", ha agregado, alegando, no obstante, que Buckingham sí ha realizado esfuerzos en este sentido, pero que, "simplemente, los resultados no son los que nos habrían gustado".

"Tenemos un compromiso continuo con asesores externos, organizaciones (...) personas que son capaces de darnos una voz diferente, una perspectiva diferente", ha agregado, antes de incidir en que reconocen que "deben hacer más".

Fuentes de la realeza británica habían trasladado previamente que la casa real consideraba nombrar un 'zar' de la diversidad para favorecer la representación de minorías en el Palacio de Buckingham, después de las acusaciones vertidas por Enrique y Meghan. No obstante, la fuente citada por PA Media ha puntualizado que, por ahora, no hay planes específicos para tal nombramiento.

En concreto, durante la entrevista, Enrique y Meghan --el primer miembro de la casa real británica birracial-- revelaron que un miembro de la familia real al que no identificaron --aunque matizaron que no habían sido ni la reina Isabel II ni su marido, Felipe-- había compartido su preocupación con el duque de Sussex sobre el color de la piel de su hijo, Archie, antes de que naciera.

Isabel II emitió posteriormente un comunicado especificando que este asunto se trataría en privado, como una familia, pero que "algunos recuerdos pueden variar". El hermano de Enrique, Guillermo, Duque de Cambridge, sostuvo también que la familia "no es racista".