Crónica UE.- El comisario de Pesca, dispuesto a oír "otras propuestas" de los Estados para cofinanciar ayudas al sector

Actualizado 24/06/2008 22:30:31 CET

Pero añade que las ayudas de emergencia deben ser cofinanciadas por la UE y los Estados e insta a impulsar la reestructuración del sector

LUXEMBURGO, 24 Jun. (EUROPA PRESS) -

El comisario de Pesca, Joe Borg, aseguró hoy que está dispuesto a escuchar "otras propuestas" de los Estados miembros para ayudar al sector pesquero a hacer frente a los elevados precios del carburante pero dejó claro que las medidas de emergencia que contempla adoptar el Ejecutivo comunitario con el visto bueno de los Veintisiete deben ser cofinanciadas por el Fondo Europeo de la Pesca y los Estados y que deben primar la reestructuración del sector.

No obstante, el comisario explicó en rueda de prensa que las propuestas que anunció hace dos semanas la Comisión para ayudar al sector se han alargado "todo lo posible" con el objetivo de presentar un paquete de ayuda "decente" para el sector de forma, dijo, que atajen "los problemas significativos de 'sobrepesca'" en el conjunto de la Unión Europea y contribuyan a mejorar la competitividad del sector.

En este sentido, explicó que el objetivo del Ejecutivo comunitario es presentar en el próximo Consejo de ministros del ramo "propuestas para enmendar el Fondo Europeo de Pesca" de forma que permita "abordar los problemas inmediatos a los que se enfrentan los pescadores" por el alza del petróleo y a la vez se lleve a cabo la reestructuración "necesaria" del mismo.

Los ministros de Pesca de la Unión Europea analizaron hoy el paquete de medidas de emergencia y de ayuda a la reestructuración propuestas por la Comisión Europea para ayudar al sector pesquero a hacer frente a los elevados precios del carburante. La idea es que los Veintisiete aprueben las ayudas para el sector en su próxima reunión de julio.

Por su parte, la ministra de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, aseguró que el comisario "ha acogido con gran agrado" las propuestas que le remitieron los ministros de Agricultura de España, Francia, Portugal, Eslovenia, Grecia, Malta e Italia para ayudar al sector, al considerar que le valen "perfectamente de base" para formular sus propuestas formales, dijo Espinosa. Asimismo, celebró que "prácticamente todos" los Estados han apoyado que se activen medidas de ayuda al sector desde Bruselas.

Borg aseguró que la Comisión Europea "entiende la exasperación de los pescadores" porque, en algunos casos, los costes de faenar por el elevado precio del carburante suponen "el 50% de su ingreso total". Por ello, dijo, la Comisión contempla, por un lado, aprobar "ayudas de emergencia", así como otras medidas "para impulsar la reestructuración necesaria" del sector pesquero europeo.

Preguntado por las críticas de algunos Estados miembros, incluido España, que considera que las ayudas de emergencia contempladas no van lo suficientemente lejos, Borg recalcó que los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintisiete "no criticaron a la Comisión Europea por actuar" para ayudar al sector en la pasada Cumbre Europea, los días 19 y 20 de junio, sino que, por el contrario, "dieron la bienvenida" a sus propuestas. En todo caso, dijo, el Ejecutivo comunitario "tomará nota de otras propuestas que hagan" para ayudar al sector.

ESPINOSA RECLAMA MÁS FLEXIBILIDAD PARA LOS ESTADOS

Por su parte, Espinosa admitió de que no hay "ninguna" posibilidad de que se apruebe rebajar el precio de los combustibles para el sector pesquero porque "muchos" Estados miembros se opusieron a tal idea por considerar que "cualquier rebaja en el precio (del carburante) no incentiva" la investigación, desarrollo e innovación en el sector, ámbito que, a su juicio, hay que reforzar en el ámbito pesquero.

No obstante, la ministra reiteró en la rueda de prensa posterior al Consejo que España quiere "mayor flexibilidad" para poder utilizar las ayudas del Fondo Europeo de la Pesca al considerar que las propuestas de la Comisión Europea no ofrecen toda la flexibilidad que España quiere.

A su llegada al Consejo, Espinosa advirtió de la importancia de aumentar el Fondo Europeo de la Pesca y dar más flexibilidad en su uso. "Aparte del incremento (del fondo, lo importante) es la flexibilidad que tengamos" para utilizarlo, explicó.

A juicio de Espinosa "de poco importa que haya mucha cantidad de dinero" para ayudar al sector "si no se puede utilizar y si los mecanismos que tenemos no son ágiles, no son flexibles y no están adaptados a cada uno de los Estados miembros". "Muchas veces los fondos no es lo más importante, hay medidas que se necesitan aplicar en el año que estamos o a principios del año que viene y que, con la disponibilidad de dinero total hasta el año 2013, serían suficientes pero, sin embargo, hay que acumularlas en seis meses o un año", explicó.

Para "perfeccionar" las propuestas de ayudas al sector pesquero, tanto las formuladas por los países mediterráneo en Venecia, incluido España, como las propias propuestas del Ejecutivo comunitario se creará "un grupo de trabajo técnico" para preparar el paquete legislativo de aquí al próximo Consejo de ministro de julio.

En relación al tope de ayudas de Estado por empresa que la Comisión Europea está dispuesta a contemplar para ayudar al sector hasta un máximo de 100.000 euros en lugar de los 30.000 actuales, Espinosa aseguró que España lo apoya pero advirtió de que la última vez que se modificó este tope pasaron dos años desde que se aprobó hasta estar disponibles.

"Modificar la cuantía de los 'minimis' (ayudas de Estado) supone modificar un reglamento específico", algo que es más difícil, dijo, que impulsar "una modificación" para dar "flexibilidad" a los Estados a la hora de utilizar las ayudas dentro del Fondo Europeo de la Pesca y que podría, por su parte, ser de "aplicación inmediata".

Por su parte, el ministro de Agricultura francés, Michel Barnier, calificó de "positivas" dos de las medidas de ayuda propuestas por la Comisión: la que aumenta hasta los 100.000 euros las ayudas de Estado por embarcación y, en segundo lugar, la posibilidad de indemnizar los días que no se pesca. No obstante, admitió que Francia espera que la Comisión "vaya más lejos" en sus propuestas.

En este sentido, admitió que Francia espera que se contemplen ayudas para investigar motores, sustituir barcos antiguos por "barcos nuevos, más seguros y económicos" y ayudas para la "formación, seguridad e investigación para la modernización de la flota".

AYUDAS CONTEMPLADAS

El comisario Borg propone, entre otras medidas, la derogación durante un periodo de dos años de algunas de las limitaciones al Fondo Europeo de Pesca de forma que los Estados miembros tengan una mayor flexibilidad a la hora de repartir las ayudas al sector, tal y como pedía España.

También contempla modificar el régimen de ayudas de 'minimis' para que los 30.000 euros durante tres años previstos en la actualidad para cada empresa se apliquen a cada embarcación, estableciendo un tope de ayudas por empresa de 100.000 euros.

Asimismo, prevé ayudas para que el cese temporal sea posible para aquellas embarcaciones incluidas en los planes de reestructuración y ayudas parciales para la sustitución de grandes barcos antiguos por otros menores y de mayor eficiencia energética. En concreto, los subsidios para el cese temporal de actividad estarían disponibles para todas las embarcaciones --en 2008 y durante un periodo de tres meses-- con la condición de que estos barcos sean incluidos en un plan de reestructuración.

A juicio del Ejecutivo comunitario, resulta "vital" centrar la ayuda en las embarcaciones sujetas a una mayor dependencia del carburante y a la flota más afectada por la sobrecapacidad. Por ello, en su propuesta legislativa recomendará que los Estados miembros puedan establecer planes de reestructuración de la flota que eliminen toda limitación al acceso de primas por el cese permanente de la actividad.