18 de febrero de 2020
 

El Ejército israelí se plantea asesinar a líderes de Hamás

Actualizado 18/12/2008 20:19:16 CET

JERUSALÉN, 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Ejército israelí se estaría planteando asesinar a líderes de Hamás si rechazan que se renueve el alto el fuego que Tel Aviv pactó con las milicias palestinas en la Franja de Gaza, según informó hoy el diario israelí 'Maariv', que cita fuentes militares.

En concreto, el rotativo asegura, según recoge la agencia de noticias palestina Maan, que varios países árabes --sin precisar cuáles-- han dado luz verde a Israel para que recurra a medios extrajudiciales para asegurarse de que desaparecen los líderes de Hamás si esta facción se niega a prorrogar el alto el fuego, que expira oficialmente mañana.

'Maariv' dice que los jefes de Estado árabes enviaron cartas secretas al Gobierno israelí para hacerle esa recomendación. Según las fuentes, el plan de asesinar a los líderes de Hamás, que gobierna 'de facto' en la Franja, explica por qué hasta ahora el Ejército israelí no ha emprendido acciones militares importantes.

En la lista de posibles víctimas de asesinato se encontrarían, según 'Maariv', el primer ministro de facto del Gobierno de Hamás, Ismail Haniyeh; el ministro del Interior, Said Siyam; el ministro de Asuntos Exteriores, Mahmud az Zahhar; y el jefe de las Brigadas Ezzedin al Qassam (brazo militar de Hamás) en Gaza, Ahmad aj Jabary, entre otros.

El acuerdo de alto el fuego se ha infringido en numerosas ocasiones, tanto por parte de Israel como por parte de los milicianos palestinos, y Hamás anunció esta tarde en un comunicado que ha llegado a su fin. "La calma, que se alcanzó con el patrocinio egipcio el 19 de junio y expira el 19 de diciembre, ha terminado porque el enemigo no ha acatado sus obligaciones. La tregua ha acabado", explicó Ayman Taha, uno de los responsables de Hamás.

Uno de los líderes de Hamás en la Franja, Mahmud Zahar, advirtió esta semana de que el movimiento no aceptaría una continuación del alto el fuego a menos que Israel suavizara las restricciones contra el territorio, que en el último mes y medio ha sufrido el cierre de los pasos fronterizos por los que pasa la ayuda humanitaria de la que dependen cientos de miles de personas.