Publicado 28/12/2021 15:31

El Ejército de RDC asegura haber matado a más de 30 miembros de CODECO en operaciones en el noreste del país

Uganda anuncia la toma de un importante bastión de las ADF durante las operaciones conjuntas con RDC

MADRID, 28 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Ejército de República Democrática del Congo (RDC) ha anunciado la muerte de más de 30 presuntos miembros de la milicia Cooperativa para el Desarrollo de Congo (CODECO) en una serie de operaciones llevadas a cabo entre el 23 y el 26 de diciembre en la provincia de Ituri (noreste).

El portavoz del Ejército en Ituri, Jules Ngongo, ha resaltado que las operaciones se centraron en varios bastiones del grupo armado en la región de Mungwalu, situada en el territorio de Djugu, especialmente zonas mineras explotadas por el grupo, según ha informado el portal congoleño de noticias Actualité.

Las operaciones fueron lanzadas después del asesinato el 3 de diciembre de siete civiles, entre ellos dos niños, en un ataque en Mungwalu, donde en noviembre murieron cuatro personas, entre ellas dos ciudadanos chinos, en un ataque atribuido a CODECO contra una mina de oro.

Las provincias de Ituri y Kivu Norte se encuentran bajo estado de sitio desde mayo, cuando el presidente congoleño, Félix Tshisekedi, dio orden de poner las mismas bajo mano militar para reforzar las operaciones contra los diversos grupos rebeldes que operan en la zona.

Por su parte, RDC y Uganda firmaron a principios de diciembre un acuerdo de seguridad tras la entrada de militares ugandeses en esta zona del país para hacer frente a la amenaza que suponen las Fuerzas Democráticas Aliadas (ADF), que en 2019 juraron lealtad al grupo yihadista Estado Islámico.

En este contexto, el Ejército ugandés anunció recientemente la toma de uno de los bastiones de las ADF en el parque de Virunga y agregó que en este campamento, conocido como Kambi Ya Yua, había unos 600 yihadistas y sus familiares.

"El campamento fue capturado con una resistencia enemiga limitada que no tuvo efecto en las fuerzas conjuntas", dijo el Ejército ugandés en un comunicado, en el que incidió en que en Kambi Ya Yua se llevaban a cabo "actividades de radicalización islámica" y "entrenamiento militar".

En este sentido, el comandante de las fuerzas ugandesas en la zona, Mbayo Katuta, hizo hincapié en que Kampala y Kinshasa buscan que las ADF y otros "bandidos" se queden sin "espacio para respirar" y "bloquear sus cadenas de suministro". "Morirán de hambre en el bosque. Pronto se verá a muchos rendirse, cuando la situación sea insoportable", sostuvo.

La presencia de Uganda en RDC es un tema delicado, especialmente para los habitantes del este del país. Los múltiples conflictos de los últimos años han involucrado regularmente a potencias vecinas y la violencia ha dejado su huella en la mente de la población.

El envío de tropas fue aprobado después de que Estado Islámico en África Central (ISCA) reclamara una serie de ataques en Uganda, incluido un doble atentado suicida en los alrededores de la sede del Parlamento en la capital, Kampala.

Las ADF, un grupo ugandés creado en la década de los noventa especialmente activo en el este de RDC y acusado de la matanza de cientos de civiles en esta zona del país, podría estar intentando volver a operar en Uganda, de donde se retiró en 2003 tras una serie de operaciones militares que mermaron drásticamente su capacidad para llevar ataques en el país.