La Eurocámara expresa dudas legales sobre el nuevo acuerdo de pesca con Marruecos que incluye aguas de Sáhara Occidental

Publicado 21/11/2018 18:54:26CET
REUTERS/VINCENT KESSLER - Archivo

Bruselas dice que el acuerdo respeta "plenamente" la sentencia del Tribunal de la UE

BRUSELAS, 21 Nov. (EUROPA PRESS) -

Varios grupos políticos de la Eurocámara --liberales, la Izquierda Unitaria Europea y los Verdes-- han expresado "dudas" este miércoles sobre la conformidad jurídica del nuevo acuerdo de pesca entre la Unión Europea y Marruecos que incluye a las aguas adyacentes al Sáhara occidental con la sentencia del Tribunal de Justicia europeo de febrero de 2018.

La UE y Marruecos sellaron en julio un nuevo acuerdo pesquero que incluía expresamente a las aguas de Marruecos y las adyacentes al Sáhara Occidental después de que el Tribunal europeo con sede en Luxemburgo validara su anterior acuerdo pesquero porque no cubría a la excolonia española ni sus aguas adyacentes, algo que dejó claro sería contrario al principio de libre determinación recogido en el Derecho internacional.

"Vivimos esto hace cinco años. Creo que estamos corriendo el mismo riesgo hoy", ha avisado el eurodiputado liberal finlandés Nils Torvalds, durante un debate en la Comisión de Pesca de la Eurocámara sobre el nuevo acuerdo pesquero, que requiere el visto bueno de la institución, insistiendo en que el tribunal ha sido "muy claro" sobre el hecho que las aguas adyacentes al Sáhara Occidental "no se pueden incluir en un acuerdo con Marruecos".

"No hay margen para ninguna otra decisión (...) Nos llevará de nuevo a otra decisión del Tribunal y volveremos otra vez a la casilla de salida", ha remachado.

Su colega de partido, el portugués Antonio Marinho e Pinto, abogado de profesión, también ha incidido en que hay "un problema jurídico grave" y que el acuerdo "no cumple" la sentencia. "Estamos generando un problema de credibilidad, que es el principio de respeto absoluto de las sentencias de los tribunales. Esto es peligroso", ha avisado, al tiempo que ha apostado por convocar una conferencia con España, Francia, Marruecos, Argelia y el Frente Polisario para tratar de resolver el conflicto saharaui.

La eurodiputada gallega de la Izquierda Unitaria, María Lidia Senra Rodríguez, ha denunciado las presiones "muy fuertes" de Marruecos para que la Eurocámara respalde tanto el acuerdo pesquero como el agrícola pero ha insistido en que las aguas adyacentes al Sáhara Occidental "no le pertenecen", algo que "está muy claro" en virtud del Derecho Internacional y ha afeado a la Comisión Europea que no haya negociado el acuerdo con el Frente Polisario, el "representante legal, también internacionalmente reconocido" del pueblo saharaui. "La consulta no es consentimiento", ha subrayado.

"Si continuamos empeñados en sacar adelante este acuerdo. Habrá una nueva demanda en los tribunales y volveremos a empezar de nuevo", ha avisado, tras insistir en el origen "político" del problema del conflicto saharaui no resuelto.

La eurodiputada del BNG Ana Miranda, del grupo de los Verdes/Alianza Libre Europea, ha denunciado que el acuerdo es "una prueba de cinismo e hipocresía" de la Comisión Europea y el servicio diplomático europeo.

"Queremos acuerdos de pesca pero queremos acuerdos legales", ha resumido, criticando también que no se haya negociado un acuerdo con el Frente Polisario dado que se requiere "el consentimiento del pueblo saharaui, no de las poblaciones locales".

También ha cuestionado los beneficios económicos del acuerdo para la población saharaui cuando "no hay trabajadores saharauis en el sector", como admite la propia Comisión. "Ni les llega beneficios ni se les está teniendo en cuenta", ha denunciado.

PP Y PSOE DEFIENDEN EL ACUERDO

Los eurodiputados del PP, Francisco José Millán Mon, y del PSOE, Clara Aguilar, sí han cerrado filas con el acuerdo pesquero entre la UE y Marruecos sin ambages.

"Jurídicamente se ajusta", ha defendido el eurodiputado popular, que ha insistido en que se cumplen las tres condiciones "exigidas" para sellar el acuerdo, como son incluir en el acuerdo la designación "por fin" de las aguas adyacentes al Sáhara Occidental, el consentimiento de la población local y garantizar que el acuerdo "beneficia a las poblaciones locales", al tiempo que ha subrayado la relación "muy importante" con Marruecos, "socio estratégico" y que a la UE no le compete resolver el problema del Sáhara Occidental sino a la ONU.

Aguilar también se ha mostrado "a favor del acuerdo" tras recordar su importancia para el sector pesquero español, que lleva "cinco meses sin poder faenar" en la zona, y ha defendido los "esfuerzos" para cumplir la sentencia del Tribunal de Luxemburgo, admitiendo con todo "algunas controversias" para su grupo. "No puede ser de otra manera", ha remachado, antes de defender también que a la Eurocámara no le corresponde "entrar" en la resolución del conflicto político del Sáhara Occidental.

Varios eurodiputados socialistas sin embargo han expresado "dudas" sobre la legalidad del acuerdo marroquí.

"Tengo dudas de que estemos yendo por el buen camino", ha dicho la socialista alemana Ulrike Robust, que ha recordado que "el Frente Polisario no está de acuerdo" y ha defendido "esperar a que se hayan finalizado las negociaciones de paz" para resolver el conflicto saharaui.

La socialista italiana Renata Briano también ha subrayado la importancia de que el acuerdo "sea perfecto" desde el punto de vista jurídico y ha admitido "dudas" de que respete la sentencia del tribunal europeo, especialmente si no se cuenta "con el consenso del Frente Polisario", al que la ONU reconoce como "representante legal" del pueblo saharaui y respecto a la trazabilidad de los productos y queda "claro" de donde vienen --las aguas donde se faena-- y el lugar de su transformación.

LA COMISIÓN DEFIENDE EL ACUERDO

El director general de Pesca, Joao Aguiar Machado, ha asegurado que los servicios jurídicos de la Comisión y del Consejo han concluido que tanto el acuerdo comercial como el nuevo protocolo de pesca "cumplen con la sentencia". "Son libres de tener una opinión diferente", ha lanzado el alto funcionario.

"No vamos a resolver el proceso de paz a través de un acuerdo de pesca", ha avisado.

El alto funcionario europeo ha insistido en la importancia del acuerdo para la UE y Marruecos "pero también para la población local en el Sáhara Occidental", tras insistir en que se creará "empleo" local. "Los beneficios del acuerdo se limitan sólo a Marruecos", ha remachado.

Además, ha defendido que el nuevo acuerdo incluye un sistema de trazabilidad para vigilar "mucho más de cerca donde va el dinero" y garantizar que "el dinero que se está gastando será en gran medida en beneficio de la población local". "El acuerdo en este sentido es un paso significativo adelante", ha asegurado.

Respecto a las críticas de que no se ha negociado con el Frente Polisario el acuerdo, el funcionario comunitario ha asegurado que le han "invitado" a discutir y "todos" los esfuerzos de la UE "para tener un diálogo con ellos han sido infructuosos".

"No se presentaron. ¿Qué hacemos, paramos todo?", ha dicho, defendiendo que han consultado "a amplios segmentos de la población". "Estamos plenamente convencidos de que el nuevo acuerdo está plenamente en conformidad con la sentencia del tribunal", ha concluido.