Experto de la ONU alerta de que Burundi se encuentra en una encrucijada que podría desencadenar en "genocidio"

Publicado 10/11/2015 1:56:22CET
Disturbios en Burundi.
REUTERS

MADRID, 10 Nov. (EUROPA PRESS) -

El asesor especial del secretario general de la ONU sobre la Prevención del Genocidio, Adama Dieng, ha dicho este lunes que Burundi se encuentra "en una encrucijada" e insta a la comunidad internación a reacción ante la posibilidad de un "genocidio".

Durante una reunión del Consejo de Seguridad para abordar la situación en ese país, Dieng ha pedido que se actúe rápidamente para evitar la repetición de condiciones que llevaron al genocidio en la vecina Ruanda, en el año 1994, tal y como informa el organismo a través de un comunicado.

"Burundi está en una encrucijada, y la comunidad internacional tiene que despertar a ante esta realidad (...) Nadie debería subestimar lo que está en juego. La historia del país y la de su vecino Ruanda han mostrado las trágicas consecuencias de no actuar", ha advertido el experto.

Por su parte, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad Al Hussein, ha acusado a fuerzas de seguridad del gobierno y milicias pro gubernamentales, así como a algunos miembros de la oposición, de "orquestar la escalada de la violencia".

"Los responsables, independientemente de su rango, cargo o afiliación política, deben ser obligados a rendir cuentas para detener lo que podría ser una catástrofe inminente", ha apostillado. En lo que va del año, al menos 240 personas han muerto y miles han huido tras meses de protestas y violencia en ese país.

CONDENA DE BAN KI MOON

El secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, ha condenado este mismo lunes el asesinato de al menos siete personas, entre ellas un miembro del personal de Naciones Unidas, en un bar en Buyumbura, la capital de Burundi, ocurrido el pasado 7 de noviembre.

A través de un comunicado, Ban ha reiterado su llamado a un cese inmediato de la violencia y los asesinatos, al tiempo que insta al gobierno a realizar rápidamente "una completa investigación" y a "garantizar justicia por esos crímenes".

El secretario general de las Naciones Unidas insiste en su llamamiento, especialmente al gobierno de Burundi, al diálogo inclusivo para resolver todas las cuestiones pendientes. Asimismo, pide a las fuerzas de seguridad de Burundi que ejerzan "la máxima moderación para evitar una nueva escalada de tensión".

BURUNDI NIEGA CUALQUIER TIPO DE COMPARACIÓN CON EL GENOCIDIO RUANDÉS

El ministro de Exteriores de Burundi, Alain Nyamitwe, aseguró que la situación actual que atraviesa su país es incomparable a lo ocurrido en Ruanda, si bien aceptó que las tensiones políticas en Burundi han causado "situaciones lamentables".

"Hay tendencia a comparar lo que sucede ahora con lo ocurrido en Ruanda en 1994, pero voy a dejar una cosa muy clara: no hay ninguna tendencia que indique que Burundi se dirija a un genocidio ni a la escala ni de la naturaleza del que sucedió en Ruanda", aseveró en una entrevista a Voice of America.

"Todo el mundo coincide en el hecho de que el conflicto en Burundi, si es que lo hay, no tiene connotaciones étnicas. Hay gente que se opone al presidente, y entre estos opositores hay hutus y hay tutsis. Y hay gente que apoya al presidente, y entre ellos hay hutus y hay tutsis. Así que lo primero que hay que hacer es mantener la calma y hablar con la población", declaró.

SIETE MUERTOS EN BUYUMBURA

El último incidente violento del que se tiene constancia en Burundi ocurrió la madrugada del pasado sábado, cuando al menos siete personas fallecieron, presumiblemente ejecutadas, en un ataque en un bar ubicado en la capital de Burundi, Buyumbura, según informó el diario local 'Iwacu'.

Testigos citados por el diario afirmaron que varios hombres armados con fusiles de asalto Kalashnikov entraron en el local y ordenaron a los presentes que se dirigieran al exterior del bar, donde tuvieron que tumbarse boca abajo.

Un empleado del bar aseguró a la agencia Reuters que algunos de los hombres armados iban uniformados como agentes de Policía pero el alcalde de la ciudad, Freddy Mbonipa, desmintió categóricamente que las fuerzas de seguridad hayan estado implicadas en esta masacre, que ha achacado a un robo.

Para leer más