Actualizado 08/02/2007 13:33 CET

Hungría.- Un tribunal falla hoy si se desclasifican los archivos de la Policía secreta sobre los líderes religiosos

BUDAPEST, 8 Feb. (EP/AP) -

El tribunal de Budapest fallará hoy si se desclasifican archivos de la antigua Policía secreta sobre líderes religiosos para que las autoridades húngaras puedan determinar la colaboración entre estos líderes y el antiguo régimen comunista.

Por contra, líderes de la comunidades católica, luterana y judía han rechazado esta posibilidad alegando que no son figuras de proyección pública, por lo que no hay motivo alguno para que se facilite este tipo de informaciones.

Sin embargo, el periodista húngaro Daniel Kozak, un importante cruzado para la desclasificación de estos documentos, ha pedido reiteradamente al tribunal de Budapest que deliberara sobre esta cuestión. "Los líderes religiosos son actores importantes en la sociedad e influyen activamente en la opinión pública", declaró Kozak recientemente, razón que considera de suficiente peso como para proceder a destapar los archivos.

Desclasificar estos documentos podría determinar si algún líder religioso actuó como informante o colaborador activo con la Policía secreta de la era comunista. Sin embargo, esta decisión no tiene porqué provocar necesariamente que se muestren los destalles sobre sus actividades pasadas.

La legislación húngara continúa poseyendo una dura regulación que preserva el acceso a archivos de la antigua Policía secreta, a pesar de que el Gobierno se comprometió a modificar este aspecto de su marco legal después de que en 2002 el entonces primer ministro, Peter Medgyessy, declarara que fue agente del servicio secreto.

El actual Ejecutivo que dirige el socialista primer ministro, Ferenc Gyurcsany, prometió que desclasificaría los archivos y los colgaría en internet cuando se conocieran.

Miembros de otros sectores sociales, tales como el derecho, el periodismo o la política, ya han sido sometidos a investigaciones para determinar su colaboración con la Policía secreta del régimen comunista. Sin embargo, líderes de sindicatos y de grupos religiosos permanecen aún al margen de estas pesquisas.