Los huthis piden a la ONU que presione a la coalición saudí para que se aplique el acuerdo en Hodeida

Policías huthis en Hodeida
REUTERS / ABDULJABBAR ZEYAD - Archivo
Publicado 11/05/2019 19:00:07CET

EL CAIRO, 11 May. (Reuters/EP) -

Los rebeldes huthis que controlan la mayor parte del territorio poblado de Yemen, han hecho este sábado un llamamiento a la ONU para que presionen a la coalición militar liderada por Arabia Saudí --pricipal sustento del Gobierno reconocido por la comunidad internacional-- y cumplan con su parte prevista en el Acuerdo de Estocolmo sobre la retirada de la estratégica ciudad de Hodeida.

Este sábado las fuerzas huthis han abandonado los puertos de Salif y Ras Isa y ahora exigen a la coalición saudí "pasos similares", según recoge la televisión Al Masirah, afín a los huthis.

Así, los rebeldes destacan que sus "medidas unilaterales demuestran nuestro compromiso con el acuerdo de Hodeida y con el logro de la paz", han recordado los huthis.

Sin embargo, el Gobierno yemení ha acusado este sábado a los rebeldes huthis de perpetrar una "farsa" durante su repliegue del puerto de Hodeida para confundir a Naciones Unidas, garante del acuerdo.

"Han hecho lo siguiente: han dado orden de retirada a sus milicias uniformadas para sustituirlas por milicias disfrazadas de guardacostas", ha asegurado el ministro de Información de Yemen, Muamar al Iryani. "Ha sido una farsa, un bochorno, y un intento para desinformar la comunidad internacional", ha asegurado desde la actual sede de Gobierno, Adén.

Hodeida es el foco estratégico más importante de una guerra que dura ya cuatro años. La coalición militar que lidera Arabia Saudí en apoyo al Gobierno de Yemen reconocido por la comunidad internacional ha intentado sin éxito en hasta dos ocasiones arrebatar Hodeida a los huthis, ya que es su principal vía de suministros.

Tanto los rebeldes huthis como las fuerzas progubernamentales acordaron en diciembre en Estocolmo la retirada de Hodeida para el 7 de enero como primer paso de un calendario de distensión. Sin embargo, hasta ahora las partes no habían cedido en sus posiciones, aunque sí se ha mantenido un precario alto el fuego con continuos incumplimientos por ambas partes.

Después de casi cuatro años de guerra, los huthis controlan la mayoría de las zonas pobladas del país, mientras que el Gobierno del presidente Abdo Rabbu Mansur Hadi se sostiene en el reducto de Adén, en el sur, gracias al apoyo militar de Arabia Saudí y sus aliados.

La guerra ha sumido al que ya era el país más pobre del golfo Pérsico en la peor crisis humanitaria del mundo. Según la ONU, unas 16.000 personas han muerto y el 80 por ciento de la población depende de la ayuda para sobrevivir.

Contador

Para leer más