La igualdad de las mujeres en el ámbito familiar, una tarea pendiente

Publicado 25/06/2019 17:02:41CET
Mujeres sudanesas celebran el Ramadán en El Cairo
Mujeres sudanesas celebran el Ramadán en El CairoREUTERS / HAYAM ADEL

Un informe concluye que la mayoría de los países solo necesitarían invertir el 5% del PIB para aplicar políticas de apoyo a la mujer

MADRID, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

Las nuevas tendencias detectadas en términos estadísticos dentro del ámbito familiar, con aumentos generalizados en la edad para contraer matrimonio o la mayor autonomía económica de las mujeres en la mayoría de las regiones, no evitan que persista la desigualdad de género, según un informe de ONU Mujeres que alerta de distintas formas de injusticia.

'El progreso de las mujeres en el mundo 2019-2020: Familias en un mundo cambiante' resume con datos un contexto en el que, según la directora ejecutiva de ONU Mujeres, Phumzile Mlambo-Ngcuka, "no existe una forma de familia 'normal'", como se ha planteado durante décadas. "De hecho, nunca ha existido", ha afirmado en un comunicado.

Solo un 38 por ciento de los hogares de todo el mundo están formados por parejas con hijos, mientras que el 27 por ciento engloba a familias ampliadas, en las que se incluyen también a otros parientes. Un 8 por ciento de los hogares corren a cargo de un único progenitor y, dentro de ellos, una "inmensa mayoría" corresponde a mujeres, mientras que la visibilidad de las parejas homosexuales crece en todas las regiones.

El aumento de la edad de matrimonio, la disminución de las tasas de natalidad y la creciente autonomía económica de las mujeres figuran también como tendencias generalizadas dentro del informe, en el que se advierte no obstante de que las familias pueden ser también espacio de conflicto, desigualdad y violencia por razones de género.

ONU Mujeres calcula que 3.000 millones de mujeres y niñas viven en países en los que la violación en el matrimonio no está tipificada como delito, mientras que en 19 países las mujeres están obligadas por ley a obedecer a sus maridos. Alrededor de una tercera parte de las mujeres casadas que viven en países en desarrollo reconoce que tiene poca o ninguna capacidad de decisión sobre su propia salud.

Los desafíos se agravan para las mujeres que migran, ya que muchas de ellas quedan excluidas del acceso a los servicios públicos y no todas las familias tienen derecho a la reunificación. "Cuando la condición migratoria de las mujeres está vinculada a sus parejas, puede resultar para ellas muy difícil o imposible huir de relaciones violentas", ha señalado ONU Mujeres en un comunicado.

MATERNIDAD Y TRABAJO

La incorporación de las mujeres al mercado laboral mantiene una tendencia "significativa" al alza, pero la organización internacional ha apuntado que el matrimonio y la maternidad reducen sus tasas de participación en el mercado laboral y, por extensión, los ingresos y beneficios derivados de disponer de un empleo.

Poco más de la mitad de las mujeres de 25 a 54 años de todo el mundo está económicamente activa, si bien la proporción se eleva a dos de cada tres en el caso de las mujeres solteras. El dato, en cualquier caso, es considerablemente inferior al de los hombres casados, que se dispara hasta el 96 por ciento del total.

La ONU atribuye parte de estas desigualdades a la responsabilidad añadida que arrastran las mujeres en materia de trabajo doméstico y cuidados no remunerados --tres veces más que los hombres--. El informe destaca avances positivos en materia de permisos por paternidad y aplaude especialmente que se avance hacia bajas intransferibles.

RECOMENDACIONES

El informe propone avanzar hacia un marco legislativo que tenga en cuenta la voluntad y el bienestar de las mujeres, de tal forma que puedna elegir cuándo y con quién casarse, divorciarse en caso de que lo requieran y acceder a los recursos familiares, entre otras cuestiones. También plantea invertir en servicios públicos como educación y atención de la salud reproductiva.

El análisis realizado para este informe ha concluido que la mayoría de los países podrían implantar el paquete de políticas propuesto por un coste inferior al 5 por ciento de su PIB, por lo que ONU Mujeres ha llamado a dar pasos en ese sentido para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en términos de igualdad entre hombres y mujeres.

"En todo el mundo, estamos asistiendo a esfuerzos concertados dirigidos a limitar la capacidad de actuación de las mujeres y cercenar su derecho a tomar sus propias decisiones, en nombre de la protección de los 'valores familiares'", ha lamentado Mlambo-Ngcuka, que ha apelado a un movimiento que trasciende modelos tradicionales.

"Las familias, en toda su diversidad, pueden ser defensoras cruciales de la igualdad de género, siempre que las personas responsables de adoptar decisiones promuevan políticas auténticamente basadas en las formas de vida actuales, otorgando un lugar central a los derechos de las mujeres", ha subrayado.

Contador

Para leer más