Actualizado 08/02/2007 03:56 CET

México.- La violencia de los narcotraficantes amenaza al sector turístico en Acapulco

ACAPULCO, (MÉXICO), 8 Feb. (EP/AP) -

La última serie de asesinatos cometidos a plena luz del día por presuntos contrabandistas de drogas en las laderas que dominan la Bahía de Acapulco hacen temer a empresarios que los enfrentamientos entre narcos paralicen el sector turístico, que es crucial para la economía mexicana.

Hosteleros y otros empresarios del balneario de la costa del Pacífico han reclamado a las autoridades que hagan algo para detener la violencia que amenaza a los hoteles de playa, las discotecas y los restaurantes.

En uno de los ataques más recientes, sicarios con uniformes militares irrumpieron en dos estaciones de policía el martes poco antes del mediodía el martes, exigieron a los agentes que entregaran sus armas y abrieron fuego. Cinco investigadores policiales y dos secretarias murieron, y según testigos los ataques fueron grabados en vídeo por los propios asaltantes.

Las autoridades federales afirmaron este miércoles que estaban investigando si algunos de los agentes muertos tenían vínculos con los narcos y si las matanzas no eran un ajuste de cuentas entre los carteles rivales del Golfo y Sinaloa.

El alcalde de la localidad, Félix Salgado, aseguró a los empresarios en una reunión celebrada este miércoles que las autoridades patrullaban la zona turística y "garantizarán la seguridad de quienes nos visitan".

Por su parte, el secretario de Turismo de México, Rodolfo Elizondo, en declaraciones publicadas por el diario mexicano 'El Universal', señaló que los últimos asesinatos "sin duda" eran eventos que tendrían un efecto negativo en el turismo, aunque indicó que su oficina estaba trabajando para dar aviso a todo el mundo que se trataba de "casos aislados".

Una de las estaciones de policía atacadas el martes se encuentra cerca de la autopista principal de ingreso a la ciudad. Días antes, dos turistas canadienses sufrieron heridas en las piernas al ser rozados por balas disparadas en el vestíbulo de su hotel en la arteria turística principal.

Ciudad de más de 720.000 habitantes, Acapulco siempre ha tenido problemas con la delincuencia, pero hasta hace poco la violencia se producía en los barrios pobres de las laderas, lejos de los lujosos hoteles de cinco estrellas que bordean la costa.