Mogherini espera que operación de la UE en Mediterráneo se lance en semanas

Publicado 18/05/2015 10:54:50CET

Los Veintiocho esperan establecer este lunes la misión, que contempla tres fases

BRUSELAS, 18 May. (EUROPA PRESS) -

La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, ha confiado en que los Veintiocho aprueben este lunes establecer una misión naval de la UE para desmantelar las redes criminales que trafican con inmigrantes en el Mediterráneo y que la misión, que contempla tres fases, se pueda lanzar "en las próximas semanas".

"Hoy el punto principal será tomar la decisión de establecer la operación (naval) de la UE en el mar para desmantelar las redes criminales que trafican con personas en el Mediterráneo", ha avanzado Mogherini en declaraciones a la prensa a su llegada a la reunión conjunta de ministros de Exteriores y de Defensa de la UE.

Ello permitirá nombrar el cuartel general y el comandante de la operación y avanzar en la planificación a fin de completarla y lanzar la misión en "las próximas semanas", ha explicado. Mogherini ya avanzó el miércoles pasado que espera que los líderes europeos den luz verde la puesta en marcha de la misión en la cumbre de junio.

La alta representante ha explicado que el área de operaciones de la nueva misión se decidirá en el marco de la planificación del plan de operaciones de la misma y ha insistido en que no ha encontrado "ninguna gran resistencia política" entre los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU para aprobar una resolución que avale la misión europea de acuerdo con el capítulo VII de la ONU, que autoriza el uso de la fuerza.

"Estamos promoviendo la asociación con todas las autoridades libias relevantes y creo que esto también puede facilitar una resolución del Consejo de Seguridad", ha explicado la jefa de la diplomacia europea.

TRES FASES DE LA MISIÓN

En una primera fase, la misión, bautizada EUNAVFOR MED, "apoyaría la detección y supervisión de las redes de migrantes" a través de la recogida de información y patrullas en alta mar de acuerdo con el Derecho Internacional pero sin necesidad de una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU.

Tampoco la necesitaría para llevar a cabo "el abordaje, inspección, incautación y desvío en alta mar de embarcaciones sospechosas de ser utilizadas para el tráfico de personas y el contrabando" de acuerdo con el Derecho Internacional aunque sí se requeriría en el caso de que se hiciera en "aguas territoriales o aguas internas" del estado afectado, es decir Libia o bien contar con su "consentimiento", de acuerdo con el documento para establecer la misión que esperan aprobar los Veintiocho.

Aunque los Veintiocho evitan expresamente hablar de la posible destrucción de las embarcaciones utilizadas por las mafias, contemplan en una tercera fase "tomar todas las medidas necesarias contra una embarcación o sus activos relacionados" incluido desechándoles o hacerles inoperativos "en el territorio de ese país" de acuerdo con una resolución del Consejo de la ONU o con el consentimiento del país costero implicado.

MUCHOS PROBLEMAS LEGALES SIN RESOLVER

Tampoco está claro qué se haría con los inmigrantes que se rescatan o con los propios traficantes, que deberían ser juzgados, según varias fuentes diplomáticas.

España ha dejado claro la necesidad de contar con "normas de enfrentamiento claras" pero también acuerdos establecidos con Frontex y las autoridades italianas y maltesas antes de pasar a la segunda fase de la misión para que ellos asuman la responsabilidad sobre los inmigrantes rescatados pero también los traficantes, con vistas a juzgarles, según fuentes militares.

Si se establece la misión militar, cuyo objetivo es exclusivamente "contribuir al desmantelamiento del modelo de negocio del tráfico humano y las redes de contrabando en el centro-sur Mediterráneo", esto permitirá identificar al cuartel general de la operación en Roma y nombrar al contraalmirante italiano Enrico Credendino jefe de la operación, según fuentes diplomáticas consultas.

España ha sido uno de los diez países que ya ha avanzado su disposición a participar en la nueva operación si se materializa junto con Francia, Reino Unido e Italia, país que ha ofrecido asumir el mando de la misión y poner el cuartel general, así como Polonia y Eslovenia, entre otros, según han avanzado fuentes diplomáticas y europeas.

EVALUACIÓN NECESARIA PARA IR MÁS ALLÁ DE LA PRIMERA FASE

Los Estados miembro tendrán que "evaluar si las condiciones para la transición más allá de la primera fase se han cumplido" teniendo en cuenta si hay una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU o el consentimiento de los países costeros.

"La Royal Navy ya está salvando vidas en el mar, pero necesitamos acordar hoy acción para poder ir detrás de los grupos criminales y desmantelar sus redes de tráfico. Esto significa recabar mucha más inteligencia sobre cómo están organizados", ha defendido el ministro de Defensa británico, Michael Fallon, a su llegada. También ha pedido "hacer más para ayudar a los países de donde vienen los inmigrantes".

La ministra de Defensa alemana, Ursula von der Leyen, ha reconocido por su parte que todavía "quedan muchas cuestiones difíciles por responder, problemas legales que resolver".

"Incluso si el rescate en el mar sigue siendo una de las principales prioridades, tenemos que abordar las causas en paralelo que llevan a las personas a dar este paso muy arriesgado a través del Mediterráneo. Hay muchas cuestiones difíciles por responder, problemas legales que resolver", ha explicado.

"No estamos en posición todavía de hablar de una operación militar o naval. Ahora discutimos sobre actividades de inteligencia e información", ha explicado el ministro de Defensa sueco, Peter Hultqvist, que ha dejado claro además que "es muy importante" tener un mandato del Consejo de Seguridad de la ONU.

Para leer más