Nueva Zelanda lanza un plan para compensar la entrega de armas semiautomáticas y fusiles de asalto al Gobierno

Publicado 20/06/2019 4:09:46CET
REUTERS / JORGE SILVA

WELLINGTON, 20 Jun. (Reuters/EP) -

El Gobierno de Nueva Zelanda ha lanzado este jueves un plan multimillonario de seis meses para compensar la entrega de armas semiautomáticas de estilo militar y fusiles de asalto que fueron prohibidas tras los ataques contra dos mezquitas en la ciudad de Christchurch.

El ministro de Finanzas, Grant Robertson, y el ministro de Policía, Stuart Nash, han señalado en una declaración conjunta que se habían reservado 208 millones de dólares neozelandeses para compensar a los propietarios de las armas de fuego semiautomáticas prohibidas hasta el 95 por ciento del coste original. Los propietarios tendrán hasta el 20 de diciembre para entregar las armas.

"La Policía tiene planes detallados para el próximo paso, que es la recolección de armas de fuego de la comunidad. Será un gran ejercicio logístico y se espera que comience a mediados de julio", ha indicado Nash.

El Parlamento aprobó en abril la ley de reforma de armas, los primeros cambios sustanciales a las leyes de armas del país en décadas, con 119 votos a favor y 1 en contra.

La votación se produjo menos de un mes después del tiroteo masivo en el que murieron 51 personas y decenas resultaron heridas en los ataques contra dos mezquitas en la ciudad de Christchurch.

Las nuevas medidas impiden la circulación y el uso de la mayoría de las armas de fuego semiautomáticas, sus piezas más importantes y algunas escopetas.

La Policía estimó que alrededor de 14.300 semiautomáticos de estilo militar se verían afectados por la nueva ley, aunque el Gobierno recalcó que era difícil predecir el número exacto.

Antes de que se lanzara el plan de compensación, ya se habían entregado casi 700 armas.

"Existe una gran incertidumbre en torno a cualquier coste, debido a la falta de información sobre el número de artículos prohibidos, su tipo y condición", ha afirmado Robertson, quien ha añadido que una vez se realice la entrega, habrá mejores estimaciones del coste total.

El Gobierno también ha comenzado a trabajar en un segundo proyecto de ley de enmienda de armas para abordar los problemas relacionados con el registro de armas, entre otros. La primer ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, recalcó este lunes que esperaba que el Gobierno anunciara sus planes para la ley en las próximas semanas.

Con una población de poco menos de 5 millones de personas, Nueva Zelanda alberga un total estimado de 1,5 millones de armas de fuego, lo que le convierte en el país con la 17º tasa más alta de posesión de armas de fuego de civiles en el mundo, según el Small Arms Survey.

Contador

Para leer más