Al menos 23 muertos y cientos de desplazados por una ola de violencia étnica en Adís Abeba

Actualizado 17/09/2018 15:02:15 CET

La Policía informa del arresto de 200 personas en relación con los ataques durante el fin de semana

MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

Al menos 23 personas han muerto durante el fin de semana por una ola de violencia de la que se ha acusado a jóvenes radicales oromo en los alrededores de la capital de Etiopía, Adís Abeba, según ha informado este lunes la Policía, que ha anunciado que hay 200 detenidos por los ataques, que también han provocado cientos de desplazados.

En un primer balance oficial sobre lo sucedido, el comisario de la Policía de Oromía, Alemayehu Ejigu, ha indicado que se ha detenido a 200 personas en relación con los ataques contra "ciudadanos inocentes" en los alrededores de Adís Abeba, si bien no ha dado más detalles sobre quién estaría detrás de los mismos.

Asimismo, según informa la cadena estatal Fana, ha indicado que se ha enviado a agentes adicionales y se está trabajando para recuperar los bienes robados.

Medios independientes habían indicado que podría haber hasta 60 muertos. Según estos medios, jóvenes oromos atacaron a miembros de otros grupos étnicos en varias zonas próximas a la capital situadas en la región de Oromía y se habrían producido igualmente violaciones y saqueos.

Según los testimonios recogidos por Reuters, algunas tiendas fueron saqueadas y algunas personas fueron atacadas por turbas de jóvenes oromos que atacaron a miembros de otras minorías étnicas en el distrito de Burayu, al noroeste de Adís Abeba.

"Turbas de jóvenes oromo marcharon hacia Ashwa Meda y atacaron nuestras viviendas y saquearon negocios cantando 'dejad nuestra tierra'", ha contado Hassan Ibrahim, un comerciante. "Con la caída de l noche, había varios cuerpos en las calles", ha precisado.

Los ataques han coincidido con la llegada a Adís Abeba el sábado del líder del Frente de Liberación Oromo (OLF), Dawud Ibsa, quien fue recibido por cientos de miles de personas en la céntrica plaza Meskel de la capital. El OLF era considerado una organización terrorista hasta hace unos meses pero firmó un acuerdo de paz con el Gobierno hace unas semanas.

Otro residente ha indicado que buena parte de la violencia fue perpetrada por personas que regresaban el sábado del acto en apoyo del líder del OLF. Por ahora, esta organización aún no se ha pronunciado sobre estos sucesos.

"El primer ministro, Abiy Ahmed, condena firmemente los asesinatos y actos de violencia contra ciudadanos inocentes en torno a Ashawa Meda, Kataa y Fili Doro anoche (por el sábado)", dijo a última hora del domingo el jefe de gabinete del primer ministro, Fitsum Arega.

"Estos ataques cobardes representan una grave preocupación para la unidad y la solidaridad de nuestro pueblo y recibirán la respuesta adecuada", aseguró Arega, principal portavoz de Abiy, en su Twitter.

El alcalde de Adís Abeba, Takele Uma Banti, también ha condenado los sucesos. "Condeno los ataques organizados en los términos más firmes y llamo a todas las partes a contenerse de incitar y de esta despreciable violencia", aseguró en su Twitter, en el que también trasladó sus condolencias a las familias de las víctimas.

"Estamos trabajando con las fuerzas de seguridad y las autoridades de Oromía para que los desplazados puedan volver a sus casas", añadió, tras visitar el domingo un refugio temporal para desplazados en una escuela. "La ola de violencia y contraataques son inaceptables y van en contra del espíritu de unidad e inclusión", sostuvo el alcalde.

PROTESTAS EN ADÍS ABEBA

Así las cosas, el portal Addis Standard ha informado este lunes de que se están produciendo manifestaciones en distintos puntos de la capital para protestar contra los ataques del fin de semana, que tuvieron como epicentro la localidad de Burayu.

Los manifestantes, según este medio, están confluyendo desde distintos puntos de la capital hacia la céntrica plaza Meskel, en la que el sábado fue recibido el líder del OLF. En las imágenes publicadas en las redes sociales se puede ver a algunos de los manifestantes que portan la bandera etíope.

Según Reuters, los manifestantes se han concentrado ante el Parlamento, la sede de la televisión estatal y otros lugares reclamando justicia. "Nuestras casas fueron destruidas y nuestras mujeres violadas simplemente porque pertenecemos a otro grupo étnico. El Gobierno aún no ha respondido adecuadamente", ha lamentado Atnafu Worku, uno de los manifestantes.

Los oromos son la etnia mayoritaria en Etiopía pero tradicionalmente habían estado marginados del poder, lo que provocó en los últimos años violentas protestas que dejaron cientos de muertos y que en último término fueron uno de los motivos de la dimisión del primer ministro, Hailemariam Desalegn, el pasado febrero. Abiy es el primer jefe de Gobierno oromo que tiene el país.