La ONU avisa que casi 800.000 somalíes podrían acabar desplazados por el comienzo de la temporada de lluvias

Archivo - Imagen de archivo de inundaciones en Beledweyne, Somalia
Archivo - Imagen de archivo de inundaciones en Beledweyne, Somalia - Europa Press/Contacto/Abdullah Boyow - Archivo
Actualizado: domingo, 21 abril 2024 16:14


MADRID, 21 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas, la OCHA, ha dado la voz de alarma ante el comienzo de la temporada de lluvias torrenciales en Somalia, el Gu, que podría acabar desplazando por la fuerza a casi 800.000 somalíes de sus hogares.

El Gu comienza en torno a mediados del mes de abril y termina en junio y es ejemplo del clima extremo del país africano, cuya población sobrevive entre temporadas de sequía y de inundaciones. Un total de 22 distritos del país y 770.000 personas están ahora mismo en situación de alto riesgo a tenor de las fuertes lluvias que han comenzado a sacudir Hirshabelle, Suroeste o Banadir.

Los expertos de la ONU prevén lluvias entre moderadas y fuertes en varias zonas de Hirshabelle y Suroeste, con posibilidades de lluvias muy intensas sobre algunas áreas en las regiones de Bay, Sool y Sanaag a lo largo de las próximas semanas.

La OCHA apunta no obstante que organizaciones humanitarias locales e internacionales, como viene siendo habitual, ya tienen preparadas operaciones de emergencia.

El país, por ejemplo, ha recibido 1,4 millones de viales de vacunas orales en un intensificar los esfuerzos para frenar el actual brote de cólera -- que ha dejado 65 muertos y 5.847 casos desde enero a mediados de abril de este año -- y las vacunas se distribuirán en cinco puntos críticos: Bossaso, Daynille, Mahaday, Buurhakaba y Balcad.

Asimismo, se han creado 19 grupos de trabajo y 67 lugares de evacuación identificados en áreas propensas a inundaciones. También serán desplegados al menos 51 barcos en 10 puntos a lo largo de los ríos Shabelle y Juba para prestar asistencia.

A pesar de ello, Naciones Unidas avisa que los desalojos forzosos representan un problema endémico en Somalia debido a la incapacidad o o el rechazo de las autoridades o propietarios a seguir admitiendo desplazados. En los últimos siete años, recuerda la OCHA, más de 1,5 millones de desplazados internos han sido desalojados por la fuerza de sus refugios temporales, principalmente por propietarios de tierras.

Contador

Leer más acerca de: