Actualizado 02/12/2015 23:57 CET

Rousseff recibe "con indignación" la apertura del proceso de 'impeachment' en su contra

BRASILIA, 2 Dic. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, ha recibido "con indignación" la decisión del presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, de abrir un proceso de 'impeachment' (juicio político) en su contra por las irregularidades en las cuentas públicas.

"He recibido con indignación la decisión del presidente de la Cámara de Diputados de iniciar el proceso de solicitud de un 'impeachment'", ha dicho Rousseff en una breve comparecencia, según ha informado el Blog do Planalto.

La líder izquierdista ha asegurado a través del canal presidencial que no ha cometido "ningún acto ilícito", recalcando que hasta ahora nadie ha dirigido acusaciones en su contra por "desvío de dinero público".

Rousseff ha pedido "tranquilidad" y, sobre todo, "confianza en las instituciones y en el Estado de Derecho". "No podemos dejar que intereses indefendibles sacudan la democracia y la estabilidad de nuestro país", ha subrayado.

Además, se ha hecho eco de las informaciones periodísticas según las cuales el gobernante Partido de los Trabajadores (PT) se habría enfrascado en una negociaciones con Cunha para impedir que diera el visto bueno al 'impeachment' a cambio de que el PT frenara las investigaciones en su contra por sus cuentas suizas.

"En los últimos días la prensa ha informado de que habría intereses en el trueque de votos, pero nunca lo aceptaría", ha dicho tajante la ex guerrillera.

'IMPEACHMENT'

El presidente de la Cámara de Diputados ha anunciado este miércoles que, después de meses de incertidumbre, finalmente ha decidido abrir un juicio político contra Rouseff, por las irregularidades en las cuentas públicas.

De las numerosas solicitudes que ha recibido, Cunha se ha basado en la presentada por los juristas Miguel Realle Júnior y Hélio Bicudo que se apoya en irregularidades contables, dejando al margen el escándalo de corrupción en Petrobras.

Cunha, del Partido del Movimiento Democrático de Brasil (PMDB), ha dado este paso poco después de que el PT acordara votar a favor de que el Consejo de Ética le siga investigando por sus cuentas secretas en Suiza, algo que a la larga podría apartarle del cargo.

Sin embargo, el jefe de la sede legislativa ha subrayado que la decisión sobre el 'impeachment' no guarda relación con este tema. "No hay ninguna motivación política. Lo habría rechazado si no fuera conforme a la Ley", ha sostenido en una rueda de prensa.

UN PROCESO COMPLEJO

El juicio político a Rousseff no será algo inmediato, ya que, además de ser un proceso lento a nivel administrativo, se necesita un quórum importante en el Congreso Nacional --dos tercios de parlamentarios favorables, tanto en la Cámara como en el Senado--.

La apertura del proceso agrava la ya enquistada crisis política y de gobernabilidad que atraviesa el país, con la popularidad de Rousseff diezmada por la crisis y los escándalos de corrupción y un Congreso hostil que se niega a aprobar las medidas de austeridad que propone el Gobierno.

En caso de que el 'impeachment' contra Rousseff salga adelante sería la segunda vez en la que el gigante suramericano aparta a un presidente por esta vía, después del fin prematuro del Gobierno de Fernando Collor de Melo en 1992.

Para leer más