Rusia rechaza las acusaciones de actividad del espionaje ruso en Suiza

La plaza Roja de Moscú con el Kremlin y la catedral de San Basilio
MAXIM SHEMETOV / REUTERS - Archivo
Publicado 17/09/2018 19:33:07CET

MOSCÚ, 17 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno ruso ha calificado de "infundadas" las acusaciones sobre el supuesto aumento de la actividad de los servicios secretos rusos en Suiza después de que el domingo el Gobierno suizo pidiera a Moscú cesar toda actividad de espionaje.

"Tomamos nota de las recientes publicaciones en los medios suizos, incluidas las declaraciones de funcionarios de alto nivel sobre el presunto aumento de la actividad de los servicios especiales rusos en el territorio de la Confederación", ha apuntado el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso en un comunicado.

Moscú no acepta "estas acusaciones infundadas", y ha subrayado que "la exacerbación de la histeria de espionaje sin ningún motivo perjudica las relaciones ruso-suizas, que siempre se basaron en el respeto mutuo y la confianza".

El domingo el Ministerio de Asuntos Exteriores de Suiza pidió al Gobierno ruso a cesar toda actividad de espionaje en su territorio después de que se hayan destapado dos presuntos casos de espionaje en los últimos días.

"El Ministerio de Asuntos Exteriores suizo ha pedido a Rusia que cese inmediatamente sus actividades ilegales en suelo suizo o contra objetivos suizos", ha apuntado el Ministerio en un comunicado publicado este domingo.

El Ministerio ha convocado al embajador de Rusia en Berna tres veces en lo que va de año para trasladarle su preocupación por las supeustas actividades contra organizaciones con sede en Suiza, incluido un laboratorio que analiza muestras de armas químicas.

El viernes los servicios secretos suizos informaron de que habían colaborado con el espionaje británico y holandés para frustrar un plan ruso, según recogió entonces un periódico suizo, el 'Tages-Anzeiger', y otro holandés, el 'NRC Handelsblad'. El objetivo era un laboratorio suizo.

El reportaje asegura que los agentes rusos se dirigían al laboratorio Spiez, cerca de Berna, un centro en el que se analizan armas químicas y biológicas como el agente nervioso Novichok. Precisamente Reino Unido acusa a Rusia de emplear Novichok para intentar matar al exespía ruso Sergei Skripal en Salisbury. La operación resultó en la expulsión de dos espías rusos de Países Bajos el pasado mes de marzo.

Mientras, la Fiscalía suiza ha informado de que investiga un ataque informático contra las oficinas de la Agencia Mundial Antidopaje en Suiza. El caso penal se abrió en marzo de 2017 por un presunto espionaje político, ha informado este sábado el fiscal general suizo. Los sospechosos son los mismos identificados el viernes por los servicios secretos suizos, ha señalado la Fiscalía.

Este domingo el periódico 'Sonntags-Zeitung' publica que uno de cada cuatro diplomáticos rusos destinados a Suiza han trabajado en los servicios secretos. Suiza acoge las sedes de organismos internacionales como el Comité Olímpico Internacional o de las Naciones Unidas.