Trump cuestionó a May la implicación rusa en el envenenamiento de los Skripal

Publicado 06/10/2019 13:15:50CET
Donald Trump y Theresa May
Donald Trump y Theresa May - Shealah Craighead - Archivo

LONDRES, 6 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente estadounidense, Donald Trump, cuestionó durante al menos diez minutos de tensa conversación telefónica con la primera ministra británica, Theresa May, la implicación de Rusia en el envenenamiento del exespía ruso Sergei Skripal y su hija el 4 de marzo de 2018 en Salisbury, Reino Unido.

Según publica 'The Washington Post', Trump "arengó" a May en el verano de 2018 sobre la aportación británica a la OTAN y posteriormente cuestionó la implicación rusa en el ataque a los Skripal. "Trump compró totalmente la idea de que hay dudas razonables sobre el envenenamiento", ha explicado una fuente conocedora de la conversación.

"Durante diez largos minutos de conversación le dice a May que es muy probable (que fuera Rusia) y que no estaba seguro de ello", ha añadido la fuente del 'Post'.

Un diputado del Partido Nacionalista Escocés que está en la Comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento británico, Stephen Gethins, ha destacado que "las pruebas de la implicación rusa en el envenenamiento del señor Skripal y su hija son abrumadoras". "Fue un ataque lamentable con armas químicas que nos debería horrorizar a todos", ha remachado.

Skripal y su hija Yulia ingresaron en estado crítico en el hospital de Salisbury después de ser hallados inconscientes el 4 de marzo en un banco de un parque de esta localidad del sur del país.

Junto a ellos fue ingresado el agente de Policía Nicholas Bailey. Todos enfermaron tras haber estado expuestos a un agente identificado por los servicios de seguridad británicos --y corroborado posteriormente por los investigadores de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ)-- como Novichok, un gas nervioso de fabricación soviética.

Las autoridades de Reino Unido han culpado a Rusia de ser la responsable del ataque con este gas nervioso, una acusación que Moscú ha rechazado.

Contador