Venezuela.- El profesor Moncayo, padre de un secuestrado por las FARC desde hace 10 años, llega caminando a Caracas

Actualizado 18/01/2008 0:11:51 CET

CARACAS, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

El profesor Gustavo Moncayo, padre de Pablo Emilio Moncayo, el cabo primero del Ejército de Colombia, secuestrado desde hace más de diez años por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), llegó hoy a Caracas tras una caminata de más de 1.200 kilómetros, con cadenas en su cuello y sus manos.

El conocido como 'Caminante de la paz', quien había partido hacia Caracas el 19 de noviembre de 2007, fue recibido por el alcalde de Libertador, Freddy Bernal, y por un grupo de organizaciones sociales y activistas en favor de la libertad de los rehenes.

Hoy mismo, será recibido por el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, en el Palacio de Miraflores, sede de la Presidencia, junto a su hija Yuri Tatiana, quien le acompañó en su caminata.

Tras llegar a la capital venezolana, Moncayo declaró que al Alto Comisionado para la Paz de Colombia, Luis Carlos Restrepo, "no le interesa la paz en nuestro país".

En la misma línea de confrontación de las relaciones bilaterales entre Colombia y Venezuela, opinó que el presidente Chávez "sólo ha lanzado una propuesta que es muy viable y muy saludable en términos políticos civilizados".

"Si queremos hacer un proceso de paz, lo más lógico es que busquemos alternativas para mejorar la situación actual', añadió Moncayo, según informa la agencia bolivariana de prensa.

El profesor Moncayo manifestó que también le gustaría sostener una conversación pública con el presidente de Colombia, Álvaro Uribe, y con Luis Carlos Restrepo, para que le expliquen frente a él a los colombianos cuál es "la razón real" por la que no quieren cambiar el calificativo de las FARC y dejar de llamarles organización terrorista.

"Quiero saber por qué si hay gente como el presidente Chávez puede colaborar para lograr el fin de la guerra, por qué ellos cierran esa puerta", agregó.

Moncayo estimó que parece que a los funcionarios del gobierno de Colombia "no les duele el llanto de los padres de familia, ni saben lo que es caminar un día, un año, ni diez años".

Asimismo apostó porque el presidente venezolano y la senadora liberal colombiana Piedad Córdoba continúen luchando activamente por alcanzar y finalizar el proceso de paz ya que "no importa quiénes sean: los militares, los presos políticos o los estadounidenses, lo importante es que todos salgan libres".

Nuevamente insistió en su propuesta de ofrecerse como canjeable por cualquiera de los retenidos.