Agentes de Movilidad avisan de que son los mismos para más trabajo ante multas en Madrid Central y aumento de patinetes

Agentes de movilidad de Toledo
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 15/03/2019 18:22:28CET

MADRID, 15 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Colectivo de Agentes de Movilidad de la capital ha advertido de que a partir de mañana, cuando comienzan las multas por incumplir los requisitos de acceso a Madrid Central, y el consecuente aumento de patinetes, bicicletas y otros vehículos aparejado a ello, crecerá también su carga de trabajo y no ha habido incremento de plantilla.

El secretario general del Sindicato Profesional de Agentes de Movilidad (SPAM), Jesús Méndez, ha señalado que aunque serán las cámaras quienes multen, serán ellos los que tengan que controlar el tráfico y el aparcamiento por el perímetro de Madrid Central, es decir, por las zonas de bulevares y las rondas que calculan que utilizarán ahora muchísimos más los conductores que no puedan pasar por Madrid Central.

Además, prevén, como ha ocurrido en otras ciudades de Europa, que se incremente exponencialmente el uso de vehículos de movilidad urbana (VMU) como patinetes, bicicletas y segways como alternativa a desplazamientos cortos por el centro de Madrid y también por el resto de la capital. Su control y sanciones ya están recogidas por la Ordenanza de Movilidad aprobada en otoño y, por tanto, aumentará el trabajo de los agentes de Movilidad.

"A pesar de ello seguimos con la misma plantilla. En los últimos 10 años sólo han llegado 12 personas nuevas y casi nadie puede optar a cambiar el turno y la unidad, por lo que hay muchos problemas de conciliación con la familia", ha explicado el sindicalista.

Por ello, quieren que el Ayuntamiento firme un nuevo convenio colectivo que mejore estos problemas. Y es que, a pesar de haber transcurrido más de cuatro meses desde el inicio de las negociaciones para el acuerdo de condiciones laborales del Cuerpo, caducado desde el pasado mes de diciembre, el colectivo "lejos de alcanzar un nuevo convenio con el Ayuntamiento de Madrid, está cada vez más próximo a una situación de conflicto".

"El control de vehículos VMU (Vehículos de Movilidad Urbana), bicicletas o, inclusive Madrid Central podrían tener sus días contados, ya que sin este colectivo no habrá control alguno para su viabilidad", aseguran desde SPAM, federado en CSIT.

Según señala el sindicato, hoy en día todos los servicios extraordinarios que se celebran en Madrid los fines de semana, así como las carreras, las manifestaciones, los eventos deportivos, son cubiertos gracias a la buena predisposición de los agentes de Movilidad, que acuden voluntariamente a trabajar en sus días descanso.

Asimismo, rechazan el "uso indebido e innecesario de los equipos informáticos, que únicamente tienen afán recaudatorio". "Mientras que hace varios meses este Ayuntamiento decidía invertir grandes sumas de dinero en cámaras de reconocimiento de matrículas para poder denunciar a un mayor número de vehículos, los agentes motoristas aún no disponen de la vestimenta adecuada: pantalones con protecciones y guantes nuevos, ya que los de la dotación son de una pésima calidad".

El sindicato también se queja de que los integrantes del Cuerpo tampoco tienen, a día de hoy, elementos de autoprotección personal para salvaguardar su integridad personal, "debiéndose exponer diariamente a los contaminantes ocasionados por el tráfico".

"Este hecho podría ser constitutivo de delito contra la salud del trabajador, debido al incumplimiento de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, teniendo en cuenta, además, que no ha existido un estudio/valoración del puesto de trabajo desde hace años. Es inadmisible que la Administración local gaste más dinero en equipos de última generación que en equipos de protección para salvaguardar la salud e integridad de sus trabajadores", ha advertido.

Del mismo modo, SPAM ha revelado "la negativa de este Ayuntamiento a permitir el acceso al subgrupo C1, al que ya pertenecen el resto de colectivos de emergencias del Consistorio".

Si la situación continúa en la misma tesitura, el sindicato ve probable que pueda comenzar un conflicto colectivo, "y que los servicios que actualmente se prestan por la buena voluntad de los trabajadores en sus días libres, finalicen, perjudicando a la ciudad de Madrid y sus ciudadanos".

Contador