Ahora Madrid y PSOE reclaman a Comunidad una regulación más exigente ante "apertura indiscriminada" de salas de apuestas

Publicado 22/01/2019 17:45:09CET

MADRID, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

El delegado de Salud, Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento de Madrid, Javier Barbero, y el concejal socialista Ignacio Benito han coincido en exigir a la Comunidad una "regulación más exigente", en palabras del primero, ante la "apertura discriminada" de salas de apuestas, según el segundo, para evitar que Madrid se convierta en "un gran casino".

Benito ha destacado este martes en la comisión del ramo que se ha registrado un aumento de hasta un 40 por ciento desde 2013 en la aparición de salas de apuestas, "la mayoría en barrios vulnerables" de Carabanchel o Puente de Vallecas, incluso "una de cada cuatro está a menos de 200 metros de un instituto".

También se ha detectado, ha continuado, que el mayor incremento del perfil corresponde al de jóvenes de entre 12 y 24 años que consideran las salas de juego como un punto de encuentro tanto por su publicidad agresiva como por las ofertas de comida y bebida gratuitas.

"Es un problema de salud pública pero el Ayuntamiento está solo porque la Comunidad es la competente para la regulación pero están entregados a los empresarios del sector hasta negar a las víctimas de ludopatía la atención en centros" autonómicos, ha declarado el concejal socialista, que ha añadido que los de Madrid Salud sí que les atiende aunque en ellos "falte personal".

Barbero ha coincidido en este análisis, motivo por el que se han intensificado las inspecciones a este tipo de locales y se colabora con la Agencia de Actividades de cara a futuras sanciones y cierres. También existe coordinación ente Policía Municipal y Nacional.

El delegado ha destacado igualmente el desarrollo de programas preventivos destinados a jóvenes, el perfil con mayor riesgo, y la colaboración con el tejido vecinal a través de la FRAVM. En este punto, Javier Barbero ha reclamado cambios normativos a la Comunidad, que debería promover una "regulación más exigente ante la apertura indiscriminada de salas y más cuando están cerca de colegios".