AMPL.-Sucesos.- Un aparatoso incendio en una vivienda de Lavapiés deja 17 heridos leves, 7 de ellos niños

Actualizado 24/11/2008 20:58:53 CET

MADRID, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

Un aparatoso incendio registrado esta tarde en un primer piso de una vivienda del barrio de Lavapiés ha dejado un total de 17 heridos leves, todos residentes en el edificio, cuyas dos primeras plantas han sido desalojadas, informó hoy a Europa Press un portavoz de Emergencias Madrid.

El fuego se inició, por causas que aún se desconocen, sobre las 17.45 horas en el primero B del número 14 de la madrileña calle de Caravaca, en el distrito Centro. Según fuentes vecinales consultadas por Europa Press, el piso en el que se originaron las llamas tenía dos plantas y en cada una vivía, en condiciones de hacinamiento, por dos matrimonios indios y sus hijos.

Tres dotaciones de Bomberos del Ayuntamiento de Madrid procedieron al desalojo de las dos primeras alturas del edificio, que resultó algo complicado porque tuvieron que evacuar a una persona con problemas de movilidad. Asimismo, sofocaron media hora después el incendio del piso, cuyas habitaciones quedaron totalmente arrasadas por las llamas.

En el incendio trabajaron miembros del equipo Québec de Bomberos del Ayuntamiento, un grupo especializado en fuegos, explosiones y deflagraciones, que han analizado los gases del incendio, que eran fundamentalmente monóxido de carbono muy irritante, una información que fue de gran utilizada para los sanitarios.

Por su parte, sanitarios del Samur-Protección Civil instalaron en la calle un pequeño hospital de campaña, en el que han atendido al menos a 17 personas por intoxicaciones provocadas por la inhalación de humo, pero ninguna por quemaduras. Nueve fueron dadas de alta en el lugar, mientras que otras ocho --siete niños y un adulto-- fueron evacuadas al hospital, seis al de la Concepción y dos al Niño Jesús. Todos ellos están leves salvo un adulto, que presenta heridas moderadas.

Durante el suceso, numerosos ciudadanos indios se han apostado a las puertas del edificio para conocer el estado de sus compatriotas, ya que las llamas por momentos salían por las ventanas, lo que ha caudado una gran expectación entre vecinos y curiosos. Por ello, la Policía ha cortado y acordonado la calle para dejar paso a los servicios de emergencias. Además del intenso humo, que se veía desde varias calles aledañas, el fuerte olor a quemado llegó hasta el interior de la parada del suburbano de Lavapiés.

La portera del edificio, visiblemente nerviosa, confirmó a Europa Press las condiciones de hacinamiento en la que vivían los inquilinos del domicilio siniestrado y que fue su hija la primera persona que observó la intensa humareda y que avisó rápidamente al 112 de lo que sucedía. Los Bomberos, sanitarios y Policía se retiraron de la zona a las 19.30 horas, momento en el que se reabrió la calle al paso de vehículos y viandantes.