Actualizado 01/11/2011 13:30 CET

La casa 'okupa' del cementerio de La Almudena cumple tres años con reformas

MADRID, 1 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los 'okupas' del antiguo edificio de viviendas de trabajadores del cementerio de La Almudena ha cumplido estos días tres años afanados en un proceso de reforma de las instalaciones, sin miedo a un cercano desalojo, solicitado en su día por la Empresa Mixta de Servicios Funerarios de Madrid (EMSFM), propiedad del inmueble.

El primer fin de semana de octubre de 2008 un grupo de personas del distrito de La Elipa 'okupó' este edificio, que llamó 'El Dragón', tras una semana en la que la Policía desalojó un edificio en Embajadores e intentó otro en la calle Atocha.

El inmueble 'okupado', de cuatro plantas, se encuentra en el número 90 de la avenida Daroca, se reformó recientemente por los propietarios y se encontraba en buenas condiciones. Tiene cuatro plantas y salas muy grandes. No obstante, hasta un mes después no abrió sus puertas al público, tras un mes de trabajos de acondicionamiento.

Actualmente, los 'okupas' están llevando a cabo una reforma para mejorar y habilitar el espacio. "Debido a la situación más o menos estable del edificio y que no se espera un desalojo inmediato, el centro social permanecerá cerrado en cuanto al día a día, cafeterías y actividades. Los colectivos seguirán funcionando y, en caso de que lo deseen, podrán seguir desarrollando su actividad", han indicado los habitantes de 'El Dragón' en su web.

Hoy en día el edificio cuenta con una sala de conciertos, cafetería, biblioteca, sala de cine, sala de asambleas y debates, zona de informática, gimnasio de artes marciales, rocódromo, redacción del periódico de los 'indignados' 15M-News, un huerto ecológico, locales de ensayo y proyecto de un futuro estudio de grabación.

Ahora, con la reforma, los 'okupas' quieren que haya suelo en todas las habitaciones, delimitar los espacios, definir almacenes, incorporar medidas de seguridad, pintar las paredes, que haya luz en todos los pasillos con una instalación estable de electricidad e incorporar suministra de agua.

LA RESPUESTA DEL FUNERARIA MUNICIPAL

El día siguiente a la 'okupación' del edificio, la Empresa Mixta de Servicios Funerarios de Madrid --un 51 por ciento de titularidad municipal-- denunció ante la Policía la entrada a la fuerza de su antigua residencia del cementerio de La Almudena, un edificio catalogado como documento histórico artístico y que había sido reformado para instalar archivos de la Funeraria municipal y albergar un museo sobre carruajes fúnebres.

Al tratarse de un edificio deshabitado, la Policía no pudo proceder al desalojo inmediato del inmueble y conminó a la Funeraria a que denunciara los hechos a comisaría. Tras hacer los 'okupas' caso omiso a una orden de abandono voluntario, están a la espera de que sea el juez el que determine si se produce el desalojo, han informado a Europa Press fuentes municipales.

El inmueble 'okupado' fue catalogado como monumento histórico artístico y albergó durante la pasada centuria la residencia del sacerdote y de su encargado, así como centenares de archivos y oficinas, según fuentes de la Funeraria municipal.

El edificio fue reformado entre 1989 y 1990 para rehabilitar los pórticos, quitar todas las pilastras y consolidar el inmueble exterior e interiormente, dejándolo hasta ahora diáfano con el objetivo de convertirlo en un archivo histórico y en un museo de carruajes fúnebres.