8 de abril de 2020
 
Actualizado 14/11/2008 14:34:09 +00:00 CET

La Comunidad lanza una campaña para prevenir accidentes de instalaciones de gas y prevé sustituir 6.000 aparatos antiguos

Se repartirán 450.000 trípticos informativos sobre seguridad dirigidos a los usuarios como la revisión periódica cada cinco años

MADRID, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Economía y Hacienda, Antonio Beteta, presentó hoy la Campaña de Seguridad de Instalaciones de Gas de cara al inicio del invierno, con el objetivo de evitar posibles accidentes a través de diversos consejos prácticos dirigidos a los usuarios, y anunció que el Plan Renove de Aparatos Domésticos de Gas prevé sustituir unos 6.000 aparatos antiguos o deficientes.

Para la realización de esta campaña informativa se van a imprimir 450.000 trípticos y 3.000 carteles con consejos de seguridad dirigidos a los usuarios de gas. También se elaborarán unos 200.000 imanes con los consejos que el técnico encargado de hacer la revisión a la caldera o calentador pegará en el aparato. Además, se hará llegar esta información a los Ayuntamientos de la Comunidad de Madrid y a los puntos de encuentro de inmigrantes, destacando los locutorios de la Comunidad de Madrid.

En ella también colaboran las empresas Gas Natural, Repsol Butano, la Asociación de Empresarios de Fontanería, Saneamiento, Gas, Calefacción, Climatización, Electricidad, Mantenimiento y afines de Madrid (ASEFOSAM) y la Asociación Española del Gas (SEDIGAS).

PREVENCIÓN

Beteta señaló que el gas supone un 18 por ciento de la energía final que se consume en la Comunidad de Madrid, un 48 por ciento en el sector doméstico. Así, indicó que dos millones de madrileños usan gas, de los que 1,2 millones son clientes de Gas Natural y más de 500.000 de GLP.

En cuanto a los consejos a los usuarios, el consejero recordó que, además de no obstruir las rejillas o salidas de ventilación en ningún caso, se debe vigilar que la combustión sea correcta, de manera que la llama sea azul y no amarilla. Si se nota olor a gas, se deben abrir las ventanas, sin producir llamas ni chispas ni accionar interruptores eléctricos, y llamar al servicio de urgencias.

También hay que evitar derrames de líquidos y corrientes de aire que puedan apagar la llama. En las instalaciones de butano/propano, hay que vigile el buen estado del regulador y del tubo flexible, así como su caducidad. No almacene las botellas de gas en locales cerrados ni en zonas próximas a altas temperaturas, la botella en uso debe estar en un habitáculo aireado, no hermético.

El titular o usuario del aparato debe saber que las calderas estancas son más seguras que las atmosféricas desde el punto de vista de una posible intoxicación. También se deben revisar las chimeneas de los edificios y los conductos de evacuación de los gases de la combustión, ya que la salida de humos puede estar obstruida por nidos, hojas, ramas u obras mal ejecutadas. Si se quiere estar más seguro, se puede instalar una alarma que corte automáticamente el suministro de gas.

Para seguridad de los habitantes de la vivienda, el consejero subrayó que las revisiones de las instalaciones de gas hay que llevarlas a cabo siempre dentro del plazo de cinco años marcado por la normativa vigente.

"Fuimos la primera región en imponer mediciones de monóxidos de carbono e imposiciones obligatorias para permitir prevenir posibles intoxicaciones, medidas que luego fueron recogidas por la normativa estatal. Así, Madrid es una de las comunidades con menor índice de siniestralidad relacionado con instalaciones de gas de toda España", agregó el consejero de Economía.

A este respecto, la Comunidad recuerda que los usuarios de gas canalizado deben hacer una inspección periódica en el periodo señalado, pero que es la empresa suministradora la que tiene obligación de avisar al titular con, al menos, cinco días de antelación y de mandar un inspector.

En el caso de tener gas envasado, el usuario debe hacer también una revisión periódica cada cinco años, pero en este caso es el titular quien debe buscar una empresa instaladora de gas autorizada por la Dirección General de Industria, Energía y Minas para que lleve a cabo la revisión. Para confirmar si una empresa está autorizada se puede consultar en el teléfono 915802752.

Tanto la inspección como la revisión tienen como objetivo comprobar que las zonas comunes y las propias cumplen con las condiciones de seguridad establecidas en la ley. Una vez realizada la inspección o la revisión, el inspector debe cumplimentar y entregar al usuario un certificado de que la instalación cumple con la normativa. Si se detecta alguna fuga, se interrumpirá el suministro de gas y se precintará la instalación hasta la solución de la avería.

PLAN RENOVE DE APARATOS DOMÉSTICOS DE GAS

La Comunidad de Madrid acaba de lanzar la cuarta edición del Plan Renové de Aparatos Domésticos de Gas, un proyecto que persigue contribuir al ahorro de los consumidores, mejorar las ventas de los empresarios del sector, incrementar la seguridad de las instalaciones y preservar el medio ambiente, mejorando la eficiencia energética.

Las cuantías totales de las ayudas que aporta la Comunidad de Madrid oscilan entre los 65 euros para aparatos de cocción hasta los 255 euros para calderas de condensación. Estas ayudas se verán incrementadas hasta un 20 por Gas Natural y Repsol Butano.

Este año el objetivo es que se puedan sustituir unos 6.000 aparatos antiguos o deficientes. Los aparatos sustituidos deben tener más de 10 años de antigüedad o presentar problemas de seguridad derivados de una mala combustión o de revocos.

BAJA SINIESTRALIDAD

Por su parte, el presidente de Asefosam, José María de la Fuente, señaló que gracias la Plan puesto en marcha por el Gobierno regional ya se han cambiado mil calderas de carbón este año por otras de condensación, que son más ecológicas y menos peligrosas.

De la Fuente señaló aseguró que la siniestralidad de gas es difícil pero "muy mediática" y el grado de accidentalidad es "nulo". Una instalación de gas correctamente mantenida es prácticamente imposible que tenga problemas porque las instalaciones de gas son extraordinariamente seguras porque las calderas están dotadas de múltiples sistema de seguridad, siempre y cuando se respeten también las rejillas de ventilación.

"Los accidentes que conocemos en la prensa se deben a aparatos incorrectamente instaladas, impropias de un instalación, que está plenamente concienciado del riego que tiene el manejo de la energía. Asimismo, tenemos unos controles administrativos y renovación periódica de acreditaciones profesionales y materiales. Por ello, si nos remitimos a las investigaciones judiciales de accidentes todos los aparatos han sido manipulados por gente no autorizada o son deficientes", concluyó.